Ahora conducen las pistas del asesinato a Suecia

dan_mitrioneLos recorridos en torno a uno de los asesinatos más llamativos de la década de 1970 en Latinoamérica han cobrado nueva vida – y todas las miradas se vuelven de pronto hacia Suecia. Un alto científico sueco en Uppsala es señalado como el autor intelectual del asesinato, según documentos de embajada que Dagens Nyheter ha tomado nota a través de Wikileaks. El investigador mismo rechaza las acusaciones.

Montevideo, 20 de marzo de 2007. Hay pánico en las oficinas de la embajada de EE.UU. en la capital uruguaya. Los funcionarios acaban de hacer un descubrimiento incómodo y deben recibir asistencia inmediata del Ministerio de Asuntos Exteriores en Washington. La embajada también conecta a sus colegas americanos en Estocolmo, que en el más alto grado son afectados por el hallazgo.

Un negocio de medicina valorado en doce millones de dólares entre la empresa norteamericana General Electric y el estado uruguayo ha tomado un giro repentino. La embajada en Montevideo descubre súbitamente que una de las figuras clave de General Electric, el ciudadano sueco Henry Engler, tuvo un papel importante en el movimiento de guerrilla urbana Tupamaros en la década de 1970.

 

En los documentos secretos de la embajada, que DN ha tomado parte a través de Wikileaks, apuntan diplomáticos de EE.UU. a él como el cerebro detrás de uno de los asesinatos de más alto perfil de América Latina.

Henry Engler, nacido en Uruguay, es un prominente investigador sueco en la Universidad de Uppsala, más conocido por ser el primero en haber desarrollado una imagen de cómo la enfermedad de Alzheimer se ve con la ayuda de una cámara PET. Según la prensa uruguaya ha figurado hasta en relación al Premio Nóbel. Henry Engler es acusado no de haber cometido el asesinato, sino de haber sido el cerebro detrás de él y entre otras cosas adquirido armas.

 

El asesinato que ahora se ha actualizado es bien conocido en toda América Latina. El diplomático estadounidense Dan Mitrione fue secuestrado por los Tupamaros en julio de 1970 y debería haber sido torturado durante una semana.

Luego fue encontrado muerto en un coche. Todo el incidente debería de haber sido muy brutal y el interés fue tan grande que la obra se convirtió en película.

También en Suecia atrajo la atención el asesinato de Dan Mitrione, entre otros el periódico Dagens Nyheter tuvo el evento como noticia principal durante varias semanas.

h engler– Yo no había nacido cuando ocurrió el asesinato, pero me enteré de ello muy temprano en la escuela. El asesinato es parte de nuestra historia. El hecho de que ahora se hace actual de nuevo en los documentos de Wikileaks es por supuesto muy interesante. Pero el asesinato está prescrito, dice Pilar Besada, periodista del diario uruguayo El País, a DN.

La embajada de EE.UU. en Montevideo no proporciona ninguna evidencia concreta de los cargos contra el sueco Henry Engler. Pero el descubrimiento recibe la más alta prioridad y los diplomáticos están tratando de retrasar el gran negocio en Uruguay que trataba entre otros de equipamientos de medicina a un centro de cáncer de Uruguay. Ahí tenía Henry Engler con sus conocimientos de medicina un papel crucial.

Lo que sucedió más tarde con el negocio no se desprende de los documentos de la embajada. Pero según periódicos uruguayos, que escribieron extensamente sobre el proceso, debería finalmente haber sido llevado a cabo. [dn.se]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*