Una alemana huye en patera

Una mujer germana desembarca en Lampedusa con su hija de nueve años tras escapar de su marido tunecino

Una señora rubia y alta llama bastante la atención en una patera de magrebíes, y es lo que se encontraron ayer en la isla italiana de Lampedusa los equipos de rescate que atienden a los cientos de inmigrantes que llegan estos días desde la costa africana. Pero la historia de esta mujer es aún más sorprendente: se llama Tina Rothkamm, es alemana, de unos cuarenta años, y se ha jugado la vida por escapar de Túnez llevándose a su hija, la niña de nueve años que llevaba en brazos.

TINA ROTHKAMM T rothkamm

Es fruto de su matrimonio con un tunecino del que se ha divorciado, pero que se negaba a darle la custodia de la pequeña. Según afirma, los tribunales alemanes se la habrían asignado a ella, pero su esposo no aceptaba la decisión y no había manera de salir del país con la niña. La única es la que ha tomado a la desesperada. Irse a una playa de Djerba, pagar mil euros y embarcarse en una de las muchas naves que zarpan estos días rumbo a Italia en medio del caos de Túnez y Libia, aprovechando el fin de la vigilancia de las autoridades.

 

Al llegar a Lampedusa, después de una travesía de 20 horas de incertidumbre y frío con más de cien personas a bordo, Tina Rothkamm contó su historia, pidió hablar con su embajada y dijo que nada de centro de acogida, que ella se iba a un hotel. «Pueden verificar todo, huyo de un marido violento que quería quitarme a mi hija para siempre, pero al final he sido yo la que me la llevo a mi país…», ha declarado a la Policía italiana, según relataba ayer el ‘Corriere della Sera’.

lampedusa-4

Mapa de Lampedusa

Habría explicado que las autoridades tunecinas no reconocieron la resolución de los tribunales alemanes y su exmarido, «violento como siempre, alegando las costumbres de su país», intentó quitarle la niña. «Intenté mil veces salir de Túnez, pero era imposible coger un avión», explicó. Por eso pensó en pasar a Libia e intentar tomar un vuelo desde allí, pero la revuelta frustró sus planes: «Al final la única vía de fuga era la de los chicos tunecinos que escapan de su tierra. Mi hija, que habla árabe, me servía de intérprete. Me emocioné al ver las primeras luces de Italia desde la barca». […] [ÍÑIGO DOMÍNGUEZ / nortecastilla.es]

bild.de/BILD/video

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*