Romped la dependencia de subsidios del Vaticano

papaEl ministro civil Stephen Attefall se reunió la semana pasada con filas de la comunidad religiosa que se consideran de categoría suficiente como para sentarse en un consejo de gobierno y obtener dinero –subsidios estatales de los impuestos. Cada año reparte el “Consejo Nacional para las ayudas estatales a las comunidades religiosas” alrededor de 50 millones de coronas suecas a diversas asociaciones religiosas.

Para poder participar en el reparto del dinero deben las asociaciones compartir “los valores básicos de la sociedad.” ¿Cuáles son entonces estos valores?

En torno a esa cuestión deben de haber surgido algunas preocupaciones durante el evento religioso de Attefall.

Tal vez se preguntaron los representantes católicos si su Iglesia debe permitir a las mujeres ser curas para vivir de acuerdo a los valores. Desde la asociación islámica preguntó quizás alguien si se debe aceptar la homosexualidad a fin de obtener dinero de los impuestos.

Ellos no necesitan preocuparse.

Stefan Attefall no tiene planes de completar la expresión cliché de la ley  “valores básicos” con cualquier contenido relevante. Continuarán recibiendo dinero de los impuestos las asociaciones que piensan que los gays y lesbianas viven en pecado y que las mujeres deben ‘cerrar el pico’ en la iglesia. Asociaciones creyentes homofóbicas y misóginas son después de todo una parte de la “sociedad civil” y éstas deben ser ayudadas, opinan los políticos.

Entrevistado en el periódico Dagen (25/3) intentó Stefan Attefall explicar su postura.

“Los socialdemócratas no necesitan contratar a un moderado como secretario del partido y una asociación religiosa no tiene por qué contratar a una mujer como sacerdote, si se tiene ese punto de vista de la profesión”, dijo el ministro.

La semejanza es completamente absurda. Las mujeres no son, por definición, opositoras de la Iglesia Católica. Pueden ser tan buenas católicas como cualquiera, no pueden aún así convertirse en sacerdotes – simplemente porque son mujeres.

Las asociaciones cristianas y musulmanas pueden, naturalmente, ser lo intolerantes que quieran – pero no con el apoyo financiero del Estado.

El problema con la ayuda estatal a las comunidades religiosas es que actúa como una especie de marca de calidad. Es difícil interpretar la lista sobre las asociaciones creyentes subvencionadas públicamente de otra manera que como que el Estado las avala. Sobre todo porque la ley exige que compartan los valores “de la sociedad”. Pero los puntos de vista que cristianos creyentes al pie de la letra y asociaciones musulmanas defienden son a menudo extremos en un contexto social.

El estado debería mantenerse igual ante todas las congregaciones, independientemente de lo que crean. Es decir, han de cuidarse por sí mismas, dentro de la ley. La economía la menejan ellas de todos modos. No se puede decir que haya precisamente necesidad económica en el Papa, y la gente piadosa, en general, tiende a ser muy generosa.

Romped (cortad/anulad) la ayuda estatal a las comunidades religiosas. [expressen.se]

homeless_1

According to the European Observatory on Homelessness (2003), 3 million people in Western Europe are homeless, and another 15 million people live in sub-standard or overcrowded accommodation. These 18 million individuals represent 5% of the total population and they include considerable numbers of women and young people. […] [Europe]

La ‘pregunta del día’: ¿Qué hace la Iglesia Católica por los ‘sin techo’?

 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*