El sueño de un caballo de una alemana

Regina, 15, tenía el mismo sueño que muchas otras niñas de su edad: su propio caballo. Los padres dijeron que no – así que Regina empezó a buscar otro amigo de cuatro patas en su casa, un caserío en Traunstein en la Alta Baviera.

reginaREGINA1reg6regina3

La primera ternera Lily era muy terca y no quería entrenar. Pero luego nació Luna, que no sólo está de acuerdo en ser animal de paseo. Ella salta obstáculos también. “Luna va siempre adelante a los caballos y busca contacto, pero los caballos no muestran ningún interés “, dice Regina a la agencia de noticias DPA. Escribe la edición impresa de metro.se de ayer.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*