Zelda se niega a abandonar la tumba de su amo

Fue salvada después de haber sido atropellada

zelda

La perra Zelda llora a su dueño Josh Reed, que murió trágicamente en un accidente de tráfico sólo con tan sólo 15 años de edad. Tres años antes él le salvó a ella después de haber sido atropellada, y después de eso fueron inseparables. Cuando él desapareció, Zelda se volvió inconsolable y vagó a través de las carreteras en busca del chico.

“Los perros no lloran, estrictamente hablando, carecen de ese mundo conceptual. Es más la pérdida de algo a lo que están acostumbrados, una añoranza. Mi perro me hecha de menos ‘igual de mucho’ si voy a las Canarias por una semana, y puede buscar lugares donde ‘mamá y papá’ acostumbraban andar o estar.”

Hachiko esperó durante nueve años

 

Hachiko

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*