Atracción de clase mundial en medio de los bosques profundos de Norrland

Norrbotten invierte todo lo posible para competir por los turistas de la exitosa Rovaniemi al otro lado del el Golfo de Botnia. El hotel de hielo es ya un éxito. El siguiente es el espectacular Treehotel en Harads.

Cuando el Tree Hotel abrió el verano pasado, los propietarios fueron sobrecargados con llamadas de medios de comunicación extranjeros. La BBC y la CNN cubrieron la ceremonia de apertura junto con varios otros medios de comunicación extranjeros importantes. Al mismo tiempo, el interés nacional ha sido muy frío. Como si los suecos no podríamos asumir este proyecto. Como si la idea de alojarse en chavolas de árbol recordara demasiado acerca de nuestro origen poco atractivo en el bosque.

Pero el Tree Hotel en Harads es sin embargo todo menos que chavolas pintorescas en el bosque. Ni se parecen a las chavolas de árbol de la infancia. En Harads, la pareja Kent y Britta Lindvall-Jonsson, en colaboración con algunos de los más audaces arquitectos del país, han creado un destino turístico de nivel internacional.

brittaspensionat

Es en el bosque, más arriba de Brittas Pensionat, donde están. Cuatro casas de árbol están completamente terminadas y en funcionamiento, dos más están en construcción. La idea es que sean 24 piezas antes de que termine. Todas representarán su interpretación arquitectónica de la relación del hombre con el bosque y los árboles.

Los arquitectos han obtenido ‘manos libres’, todas las casas en los árboles llevan la marca de los ideales estéticos e intelectuales, más que lo puramente práctico. Primero se ve la chavola “The Cabin”, diseñada por Mårten y Gustav Cyren – una construcción alargada parecida a un tubo que cuelga entre dos pinos en una pendiente empinada, muy por encima del terreno. La pared frontal es de vidrio. Cuando se está en la cama se tiene todo el valle del río Lule abajo. La habitación está modernamente decorada en un estilo nórdico con maderas rubias y lana de colores naturales. Todas las habitaciones están equipadas con sanitarios secos, es difícil el drenaje en la copa de los árboles. No hay televisión. Podría competir con la naturaleza.

hotel2

Cuando oscurece se muestra que es una noche de luna llena, y una fría luz azul-blanca entra por las ventanas en la chavola “The Cabin”. El termómetro muestra 25 grados bajo cero, el frío presiona por todos lados y cruje en los árboles del exterior. Espontáneamente, me había imaginado que me sentiría seguro en los árboles. En cambio, me siento extrañamente expuesto. Tal vez porque sé que soy el único invitado en el bosque. Lejos allí abajo veo algunos pocos coches que pasan por la carretera a través del pueblo. La cama es muy cómoda, y el sueño llega finalmente.

hotel3

“Nido de Pájaro” es quizá la interpretación más obvia de la tarea. Parece que se basa en la idea de que el hombre quiere desaparecer, esconderse de la civilización y disfrazarse a sí mismo como un animal. Es un eco de las chavolas de árbol de la infancia, un escondite donde los adultos no pueden llegar, donde se es invisible al contorno.

hotel4

El nido de pájaro, que ha sido diseñado por Bertil Harström, es lo que suena como: una construccón circular completamente camuflada con ramas secas como el nido de un pájaro. Se sube a ella por una escalera que con un solo clic se puede levantar para arriba cuando se ha entrado a la chavola. Cuando la puerta del suelo se cierra, se es inaccesible para el mundo exterior.

hotel1

A poca distancia se encuentra la chavola “The Blue Cone” de Thomas Sandell, que a pesar de su nombre es una flagrante chavola roja cónica. Está ‘vestida’ con virutas de abedul y construida a una escala que a distancia se queda uno sorprendido. Es como una representación de la casa de campo sueca.

El conseguir que turistas pasen la noche en un lugar perdido en el interior de Norrbotten no es fácil, pero las condiciones no se puede decir que sean peores que en Rovaniemi al otro lado del Golfo de Botnia. En la ciudad finlandesa reciben cada año a cerca de medio millón de turistas que vienen a ver al rey mago, andar en trineo tirado por perros y dar palmaditas a renos.

Para que una región atraiga a turistas se necesitan actividades espectaculares para mantener a una familia ocupada durante al menos tres días. Pocas regiones suecas pueden manejar eso. El Tree Hotel tiene una colaboración suelta con el hotel de hielo en Jukkasjärvi, y la idea es que los turistas que pernocten en pieles de reno en el iglú también vengan a Harads y vivan entre los árboles. Cuesta hasta 4.200 coronas suecas por noche alojarse en el Tree Hotel (unos 470 euros), pero el interés de los operadores turísticos extranjeros sigue siendo fuerte. Ahora pueden ‘coser viajes paquete’. Todos se benefician de más jugadores en el mercado de Norrbotten. […] [En världsattraktion mitt i Norrlands djupa skogar – DN.SE]

 

 

Treehotel en Harads

Cómo llegar: Vuelos a Luleå con SAS o Norwegian, o tren a Boden. A continuación, autobús o coche de alquiler.

Vivir: Tree Hotel, entre 3500 y 4200 SEK/noche. O Brittas Pensionat, 550 SEK/noche.

Comer: Pizzeria en Harads o comida casera en la Pensión de Britta .

Otros: Viajes en trineo tirado por perros en el valle del río Lule se pueden organizar.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*