Laura Peinado – la directora de escuelas más joven en Nueva York

LE PREOCUPA QUE MUCHOS ESTUDIANTES DOMINICANOS PIERDAN SUS COSTUMBRES Y TRADICIONES

Laura del Pilar Peynado CastroTenía 11 años cuando sintió, por vez primera, que el mundo se le venía encima. Al cumplir 27 ya no le gustaban los bares ni restaurantes, cansada estaba de identificarse para demostrar que tenía la edad legal para tomarse un trago. En su trabajo enfrenta similares desafíos, por razones iguales.

Quien ve a un grupo de niñitas reunidas en el University Neighborhood Middle School, (escuela intermedia) del Lower East Side, debe observar con cuidado para hacer distinciones y evitar confusiones.

Porque Laura Peynado, la directora, tiene tamaño, cuerpo y cara de niñita; vestida en traje sastre parece una niña de 7mo. grado disfrazada de ejecutiva. Caminando por los pasillos vistiendo la camiseta del uniforme escolar, sin tacones como suele hacerlo, parece una estudiante cambiando de aula, camino al sanitario o la oficina.

Laura llegó de Santo Domingo a los 11 años y al cumplir 27 ya tenía su impronta en la historia educativa neoyorquina. Fue la directora de escuela más joven de la ciudad. También la más joven catedrática de la mundialmente prestigiosa Columbia University, donde completó dos maestrías.

Como profesional, Laura representa una nueva generación de mentalidades educativas pragmáticas fuera de serie, que compensan con inteligencia y eficiencia la relativa inexperiencia de su juventud.

Lo que le falta en edad y dimensiones físicas, a Laura le sobra en espíritu, inteligencia, energía y liderazgo.

La historia suya y de una compañera de estudios de la primaria, explican algo llamado “fuga de cerebros”.

“Mi Colegio”, de Santo Domingo, funciona como un poderoso imán, atrayendo pequeñas personas con grandes talentos. Ahí estudiaban dos niñitas que emigraron a Queens.

Nadie lo advirtió entonces, y hoy lo vemos como algo normal, pero el país perdió los cerebros excepcionales de Laura y Zoé Saldaña; la primera brilla en aulas neoyorquinas, la segunda ilumina pantallas mundiales.

Ese drenaje de talentos, sumado al desperdiciado en el país por la falta de oportunidades, explican buena parte de nuestras miserias.

Laura escogió la carrera educativa para apoyar a todos los niños inmigrantes que pueda, porque en su momento ella necesitó y encontró ese apoyo en la escuela.

Maestra Salvadora

Aún recuerda su primer día de clases en una escuela intermedia neoyorquina, como la que hoy dirige.

“Desde el momento en que fui llevada a un salón de clases, mis compañeros me humillaron por no saber el idioma, estuvieron burlándose de mí todo el día, al final sentí que el mundo se me venía encima por no saber cómo lidiar con la sensación de desventaja y desprecio que había vivido ese día”.  […] [J.C. Malone/listin.com.do/…Maestra-dominicana-es-directora-de-escuelas-mas-joven-en-Nueva-York]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*