Las lágrimas inhiben el deseo

Las lágrimas de las mujeres contienen una señal química que reduce la excitación sexual en los hombres

tårarEl llanto emocional es un comportamiento universal que únicamente se da en los seres humanos. Cuando lloramos estamos enviando todo tipo de señales emocionales a quienes nos rodean. Y también alguna señal química, según han descubierto ahora un grupo de investigadores del Instituto Weizmann de Israel, quienes sugieren que las lágrimas de las mujeres podrían contener una señal química que reduce los niveles de testosterona y la excitación sexual en los hombres, tal y como detallan en «Science».

La función de estas lágrimas emotivas —por ejemplo, cuando lloramos con una película— ha desconcertado a los científicos durante años, pues conocen que su composición difiere de la de las lágrimas que vertemos, por ejemplo, para protegernos del polvo que se nos mete en el ojo. Partiendo de la base de que las lágrimas de los ratones contienen señales químicas específicas que transmiten a otros ratones que las huelen, los investigadores se pusieron manos a la obra con su experimento.

Los seres humanos, como la mayoría de los animales, expulsan compuestos en los fluidos corporales, que emiten sutiles señales a los demás miembros de la especie. Una serie de estudios en los últimos años, por ejemplo, ha encontrado que las sustancias contenidas en el sudor humano pueden llevar a una sorprendente variedad de señales emocionales y de otra índole en el que las huele.

Sin distinción de olor

Pero las lágrimas humanas se supone que no tienen olor. De hecho, en un primer experimento dirigido por Shani Gelstein y Yaara Yeshurun, autores principales del estudio, los investigadores obtuvieron las lágrimas emocionales de mujeres voluntarias que veían películas tristes en una habitación aislada y a continuación comprobaron si los hombres eran capaces de discriminar el olor de estas lágrimas del de la solución salina. Los hombres no pudieron hacerlo.

En un segundo experimento, los voluntarios masculinos olfatearon tanto lágrimas femeninas como una solución salina de control y después se les puso un apósito impregnado bajo su nariz mientras veían en una pantalla imágenes de mujeres. Lejos de que las lágrimas les influyeran en estimar la tristeza o empatía que se desprendía de esos rostros, por ejemplo, lo que ocurrió fue que los hombres que olieron las lágrimas fueron más proclives a considerar menos atractivas a las mujeres que veían en el monitor que aquellos que olieron la solución salina. Además, los que olieron lágrimas experimentaron un descenso en su nivel de excitación fisiológica y de testosterona en saliva. […] [ARACELI ACOSTA/Las lágrimas inhiben el deseo – ABC.es]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*