El mundo del turismo se encuentra al final del camino

resa jordglob flyg mmEl viajar para Occidente se ha convertido en un estilo de vida y la Tierra está explorada por completo. Pero con la crisis del cambio climático, el aumento de los precios del petróleo y la congestión de la infraestructura, el turismo se está convirtiendo en un ocio de lujo real.

El turismo, el viajar por placer, tiene un triple origen: la peregrinación, la guerra y el comercio. De las peregrinaciones prestó el turismo el anhelo de un punto distante en donde todos los deseos se cumplen, y la indiferencia hacia el camino allí. De la guerra prestó el turismo no sólo el escape como motivo sino también los movimientos de veloces y repentinos, la necesidad de explorar un nuevo lugar, el establecimiento de campamentos temporales y la contratación de la población local como gente prestada a nuestro servicio. En un soldado alemán durante la Segunda Guerra Mundial estacionado en Grecia hay tanto un turista como en su amigo estadounidense que hoy deambula entre las ruinas de Irak. Del comercio, finalmente, tomó el turismo el principio de buscarse a rutas establecidas y rutinas, aprender idiomas extraños y costumbres, y la propensión a informar de todo lo que pasó durante el viaje a la audiencia en el hogar.

El turismo comienza durante el siglo XVII, entonces como viajes de formación, cuando jóvenes nobles, a menudo de Inglaterra, pero también de otros países en el norte del continente, salen hacia el sur en busca de las raíces culturales de Europa. A veces duran sus viajes varios años. A veces nunca se terminan. Cuando el turismo a mediados del siglo XVIII conquista a la clase burguesa se abandonan los viajes de formación para dar paso a la experiencia del paisaje o la naturaleza, para la ocupación con el bienestar físico y emocional propio – y por la pequeña libertad que supone un permiso de tiempo limitado de las obligaciones cotidianas. El turismo se convierte en autónomo: se libera de los fines prácticos o teóricos, trasciende todas las fronteras. […]

¿Qué es entonces un “cambio de clima del alma”? Un choque agradable, una pérdida de control de una manera controlada. Hay algo violento en el viajar mismo, y el cuidado con que un viaje se planea sirve no sólo para mejorar la experiencia, sino también para reducir el riesgo que está, más o menos, siempre presente – y entonces no sólo en la forma de terroristas y olas gigantescas, sino también en la incertidumbre existencial que cualquier movimiento temporal conlleva. Es cierto que todo el viajar por placer requiere una vida bajo formas más o menos estables. Sin embargo, rompe el viaje este contrato de al menos jugar con una situación en la que todos los lazos se cortan y cada uno debe construir una vida de nuevo. Y cuanto más lejos nos lleven los viajes, a cada vez objetivos más lejanos, más aventuras prometen, más parece que atrae el desarraigo temporal.

El viajar no es sólo una contraparte a la vida cotidiana y la vida laboral. Es también un movimiento paralelo – este desarraigo fingido refleja un mundo profesional sin seguridad sustancial, así como las semanas en unas vacaciones en un mar en el sur siguen el patrón de la jornada laboral: después del desayuno sigue la playa donde uno se detiene, junto con muchas otras personas ocupadas en lo mismo, hasta uno es llamado a comer, para por la tarde volver a hacer lo mismo. Ya las palabras que se usan para justificar el viaje de vacaciones expresan la cercanía a las condiciones organizadas de vida laboral. Entonces se habla de “relajar”, para “llenar el depósito de sol” o hasta “recargar las baterías”, como si se debería pedir disculpas por no ser del todo todavía un robot – o para mostrar con orgullo que plenamente se ha aceptado un punto de vista económico de sí mismo. […]

La mayoría de los viajes nos llevan a la pobreza. O mejor dicho: a una zona que puede representar una anterior, al menos aparentemente atrasada, vida más primitiva. Esto es aplicable ya para el viaje a la casa de verano o el viaje en el velero. Si se dejan las fronteras del país detrás de uno acostumbran los viajes casi siempre a llevarnos de norte a sur, de una superior a una economía inferior. Pero no siempre. Durante muchas décadas, desde mediados de 1800, era Italia uno de los preferidos destinos europeos para los del Norte de Europa, y esto en un doble sentido – como un país de sol y de cultura. Pero, al mismo ritmo que Italia se convierte en una sociedad industrial como todos los demás países, se reduce este papel, y luego, cuando el interés por la cultura disminuye o desaparece por completo, se encuentra el sol en otros lugares, y esto a un precio más bajo y en condiciones más favorables. En Turquía, por ejemplo, en Mauricio y ahora cada vez más en el sudeste asiático, donde actualmente se cree que se encontrará la experiencia más original de todas, el mismísimo paraíso – aunque sea a costa del precio de la economía subdesarrollada que casi se asemeja a una sociedad esclavista.

El hecho de que Immanuel Kant no está del todo equivocado, cuando describe el deseo de viajar como un “deseo vacío”, se nota en la mayoría de los objetivos de los viajes. Van ya sea al mar o a las montañas, o sea, a zonas que son difíciles o incluso imposibles de alcanzar. Ambos destinos se descubrieron – no, fueron inventados – casi simultáneamente a mediados de 1800, cuando el interés turístico de repente se volvió hacia las zonas que hasta entonces habían sido exclusivamente asentamientos de gente pobre, si no eran totalmente inhabitables.

ANIMADO PAPAGAYO

Qué es el mar, si no una gran área que se extiende mucho más allá del horizonte, lleno de una materia que es visible, pero no puede ser agarrada, una materia que sin descanso altera su estructura, pero que en realidad no tiene ninguna forma y que no toma cambios, ni siquiera a través de los cambios de las estaciones. El mar es un paisaje metafísico, por no decir un paisaje teológico, y se nota en la forma que las personas se relacionan con el mar. Buscan la estrecha franja que separa el mar de la tierra, se quitan la ropa, especialmente los zapatos, de forma que son casi incapaces de moverse por su cuenta, y se quedan, tendidos en cantidades juntos los unos a los otros, con el cuerpo hacia girado el agua y el sol, y esto durante horas, todo en un estado de contemplación somnolienta. Si de todos modos fuesen a darse un chapuzón, permanecen en el agua sólo una fracción del tiempo que pasan en la playa – y las rodillas de muchos incluso ni siquiera llegan a mojarse.

Las montañas son de muchas maneras lo opuesto a las playas.También ellas son metafísicas, justo paisajes teológicos, inmensas masas de piedra que forman obstáculos gigantescos, dominando la perspectiva y majestuosas vistas. Y cuanto más arriba se llega, más pobre se convierte la vida, hasta que termina uno en un área más allá de todos los tiempos, un objetivo estático, donde ya no hay más preguntas sino sólo magníficas vistas. Las montañas se han reducido en tamaño e importancia. No sólo por las carreteras y túneles, no sólo para los teleféricos o helicópteros que transportan a los turistas a los picos más altos sin necesidad de esforzarse, sino principalmente porque Google Earth ahora existe, una institución que no deja ninguna zona por descubrir, nada sobrehumano o inaccesible, ningún objetivo éxtatico o sublime. El mundo se ha encogido y se ha hecho pequeño.

El más pequeño de todos los mundos turísticos lo ofrecen los cruceros turísticos. Ellos son el último desarrollo del turismo, un éxito sin precedentes, ya que un tal buque implica hacer sightseeing/turismo y crucero, hotel y caravana, una estancia de varios días con casino y al mismo tiempo alojamiento en un asilo de ancianos, tanto carretera como objetivo y todo esto a la vez. Por primera vez en la historia del turismo, la nave se ha convertido en el destino, con la no menor ventaja que las vacaciones ya no pueden chocar con la realidad.

No hay mayor contraste que entre un ferry, la nave para el tráfico regional en el mar, y el turismo individual y la ciudad sobre el agua  como – cuando por ejemplo amarra en Venecia – literalmente destruye a su destino, ya sólo debido a la diferencia de tamaño. Los cruceros son la perfección del turismo y final sistemático: estancamiento en movimiento.

¿Cómo se viajará en el futuro, dentro de diez o veinte años? Por supuesto, si el petróleo cuesta dos, cinco o diez veces más que hoy, los viajes por vía aérea serán un privilegio para unos pocos. Pero tal vez el viajar entonces hace mucho tiempo se ha convertirdo en un obstáculo para el viaje en sí en forma de condiciones cada vez más intolerables para la aviación, autopistas congestionadas y embotelladas, trenes siempre retrasados. Si ya los días cotidianos  contienen demasiadas (desagradables) sorpresas, debe la necesidad de una pérdida de control controlada descender. Además, debería una gran cantidad de viajes de negocios ocurrir en detrimento de viajes de vacaciones – y no es ya hoy así que los gerentes de empresas se diferencian de los directores ordinarios por medio de que los anteriores ya no poseen un teléfono celular? Si este exceso de saturación o fatiga grave llega al turismo iremos a un desarrollo de tres aspectos: la diferencia entre vacaciones y trabajo se reduce, las vacaciones no necesariamente significarán un largo viaje, y muchos continuarán trabajando durante las vacaciones, aunque en condiciones más confortables. Y esta tendencia puede incluso no ser percibida como una pérdida. [Turismen på väg bli ett lyxnöje – SvD]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*