El clima causó la caída del Imperio Romano

El colapso del Imperio Romano pudo haber sido causado por el mal tiempo. Afirman científicos que han examinardo el clima de Europa durante los últimos 2500 años. Una grave sequía parece haber desencadenado los ataques de los germanos que terminó con la caída de Roma.

Este es un tema recurrente en la historia europea – cuando el clima es cálido con uniformes precipitaciones son los países y las comunidades relativamente estables, pero cuando el clima pasa a ser más incalculable el hambre y las enfermedades son más comunes, lo que resulta en guerras e invasiones.

Detrás del estudio, publicado en la revista Science, están investigadores de varios países, dirigidos por el paleoclimatólogo suizo Ulf Büntgen.

CAIDA IMPERIO ROMANO

Ulf Büntgen y sus colegas analizaron los anillos anuales de miles de árboles centenarios y residuos de madera procedentes de yacimientos arqueológicos, edificios históricos y otros lugares de hallazgos.

Los anillos anuales revelan el crecimiento de los árboles, que en gran parte es controlado por la temperatura y la precipitación. Para garantizar los resultados se comparó el material histórico con anillos de crecimiento de los últimos 200 años cuya historia climática se conoce a detalle.

El resultado es una cronología de fechas exactas sobre el clima, especialmente en Francia y Alemania, desde el año 500 antes de Cristo.

Esto significa que se cubre una gran parte de la era antigua, de la etapa final de la época helenística en Grecia a la caída de Roma alrededor del año 400, y toda la Edad Media.

Suficientemente fascinante es que existen vínculos muy claros entre el clima y los momentos más dramáticos en la historia.

Entre 300 aC y 200 dC, cuando los romanos estaban en el apogeo de su poder, era el clima en Europa estable, con veranos calurosos y húmedos.

Esto fue también una época de creciente prosperidad en toda la nación. El ambiente político ciertamente se mudaba y las guerras se sucedían cuando diferentes facciones luchaban por el poder. Pero la época es todavía considerada como el pináculo de la historia romana, especialmente la última parte, de Julio César a Marco Aurelio.

Alrededor del año 250, sin embargo, comenzó el Imperio Romano a tambalearse. Las tribus germanas en el norte y el este, que hasta entonces habían logrado mantenerlas bajo control, se convirtieron en un problema cada vez mayor y, finalmente, no pudieron resistir más. El año 406 fueron los alemanes sobre el Rin a gran escala y el año 410 capturaron y saquearon Roma. La caída del Imperio era un hecho.

THE FALL

Los anillos anuales muestran que la caída coincide directamente con el cambio de clima a peor. Las precipitaciones cayeron en períodos más irregulares y largos plazos de sequía fueron interrumpidos por lluvias extremas. Al mismo tiempo cayeron las temperaturas.

Los científicos creen que esta fue una de las principales causas de la invasión de los germanos. Pérdida de cosechas y limitaciones de sustento pudieron haberlos obligado a desplazarse hacia el sur.

El clima inestable continuó hasta el 600, lo que se refleja en la gran ansiedad que prevaleció durante el período de migración. Después se estabilizó lentamente y los veranos volvieron a ser calientes de nuevo con lluvia suficiente hacia el año 800 – cuando nuevos imperios y reinos se forman y un nuevo período de estabilidad política y social se alcanza.

fall-of-the-roman-empire

El clima favorable llegó a prevalecer hasta finales de 1200. Las cosechas eran abundantes, los ingresos aumentaron y creció la población.

Luego cambió de nuevo. El frío volvió, y la intensificación de las lluvias. Pérdida de cosechas llevó a la hambruna y epidemias devastadoras se sucedieron unas a otras . Guerras prolongadas se hicieron más comunes. La población se redujo drásticamente.

El punto culminante de la miseria llegó a principios de 1600 cuando la Pequeña Edad de Hielo mantuvo al continente en un estricto control y el conjunto de la Europa central resultó devastada durante la Guerra de los 30 años.

La conclusión es que el clima ha influído en la historia más de lo que nos gustaría admitir. Tenemos la tendencia de referirnos a factores sobre los que la gente tiene control cuándo explicamos las diferentes etapas, e ignoramos lo que es quizás más importante – lluvia, nieve, calor y frío. [dn.se/nyheter/vetenskap/klimatet-blev-romarrikets-fall]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*