Se dispara en México la trata de personas

trataImpunidad, corrupción, leyes deficientes y una sociedad permisiva y consumidora de sexo de paga hacen que el fenómeno de la trata de personas sea un problema de dimensiones alarmantes al que, en el corto plazo, no se le ve salida a menos de que se impulse un cambio cultural, advirtieron autoridades del país e integrantes de la sociedad civil que asistieron al foro Panorama de la Trata de Personas en México, organizado por EL UNIVERSAL.

Rosi Orozco, diputada federal y presidenta de la Comisión Especial de Lucha contra la Trata de Personas, alerta que la explotación sexual se ha disparado en los últimos años a consecuencia de la guerra contra narcotraficantes, quienes al verse perseguidos han optado por hacerse de recursos mediante la venta de mujeres y niñas. “El desinterés de algunas autoridades estatales en el tema, las laxas legislaciones y la falta de capacitación de policías, ministerios públicos y jueces para perseguir y castigar el delito facilitan que el crimen organizado actúe con total impunidad”.

De 32 entidades en el país, sólo seis, Chiapas, Distrito Federal, Nuevo León, Tabasco, Tlaxcala e Hidalgo, tienen legislación en la materia. El resto, a excepción de Campeche y Tamaulipas, tipificaron el delito en sus códigos penales y únicamente 12 estados cuentan con una legislación armonizada con el Protocolo de Palermo.

Hasta ahora, dice la diputada Orozco, a nivel federal sólo hay una persona sentenciada por este delito y otras cuatro en el DF, “nada, en comparación con la magnitud de la problemática, dado que México es considerado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) como uno de los cinco países con mayor incidencia y el primer lugar, a nivel internacional, en pornografía infantil. Esto muestra el tamaño del desinterés por atacar a las bandas de tratantes de personas”.

México, de acuerdo con la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNDOC), es un país de origen, tránsito y destino de víctimas de trata, fundamentalmente de niñas, niños y mujeres, que son trasladados a otros territorios para ser sujetos de explotación sexual y laboral.

Dilcya García Espinoza, subprocuradora de Atención a Víctimas de la Procuraduría de Justicia del Distrito Federal, reconoce que la explotación sexual en la ciudad de México es muy grave porque además nos enfrentamos a los roles culturales en los que “es normal que un hombre solicite servicios sexuales sin ser consciente de que está siendo parte de una cadena de explotación humana”.

Dice: “La trata de personas, en su mayoría, es delincuencia organizada y ésta no puede existir si no hay corrupción dentro del Estado, ya sea en las bases o en las cúpulas y dentro de la Procuraduría luchamos contra eso pero sabemos que hay policías de investigación coludidos con las bandas de tratantes y estamos trabajando en identificar y procesar a este personal”.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), cada año son explotados sexualmente entre 16 mil y 20 mil niños y niñas en el país.

Felipe de Jesús Zamora Castro, subsecretario de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos de Gobernación, describe: “Explotar a una persona es una fuente inacabable de recursos, cuando un narcotraficante vende una dosis de droga, recibe una remuneración por esa dosis y ahí termina el negocio, pero cuando explotan a una persona, ésta no se acaba y constantemente la venden para sacarle el mayor provecho económico posible”.

De acuerdo con cifras de la Organización de Naciones Unidas (ONU), la trata de personas es el tercer negocio ilícito más redituable en el mundo, después del tráfico de drogas y armas, cuyas ganancias generan 30 mil millones de dólares, al menos. […] [Evangelina Hernández/Se dispara en México la trata de personas – El Universal – Primera]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*