La maternidad sustitutiva se ha convertido en una industria global

surr1Suscita debate. Fábricas de niños en la India y Ucrania y el cuerpo femenino reducido a un contenedor. La autora Kajsa Ekis Ekman es muy crítica con la maternidad subrogada.

La maternidad sustituta, o la maternidad de acogida, significa que la mujer lleva adelante y da a luz para otra mujer. Esto está prohibido en Suecia, pero permitido en entre otros Gran Bretaña y en algunos estados de EE.UU..

El niño proviene de un embrión, un óvulo fertilizado, que se inserta en el útero de la madre sustituta. El huevo puede venir de la pareja solicitante, la madre de alquiler misma o de un donante.

India es líder en proveer la maternidad de acogida a clientes extranjeros.

La maternidad sustitutiva puede ser voluntaria o por pago.

Alrededor de medio millón de suecos no pueden tener hijos de forma natural. Gracias a investigación y un mayor conocimiento sobre el cuerpo humano, aún hay buenas oportunidades de que  muchos de ellos se conviertan en padres. La infertilidad se clasifica hoy día como una enfermedad y el desarrollo de la fecundación in vitro se considera tan importante que hoy, viernes, se premia con el Premio Nobel.

Pero otros métodos son mucho más problemáticos. La controvertida maternidad sustituta es ilegal en Suecia, pero permitida en otros países. Allí no es raro que el vientre de una mujer se utilice para llevar un feto sin que la mujer sea considerada como madre del niño.

Anteriormente el otoño pasado publicó Kajsa Ekis Ekman el libro ”Varat och varan”. El libro, en el que ella compara la maternidad de sustitución con la prostitución, despertó un gran debate.

¿Por qué una mujer no va a poder tener hijos para otra persona?

– La maternidad sustitutiva no se trata en primer lugar acerca de una mujer que se ofrece a llevar y dar a luz a un niño sin ninguna compensación por su hermana o su mejor amiga. Más bien sobre una industria global donde la gente en Occidente, que no puede o no quiere dar a luz a un niño, explota a las mujeres en zonas pobres del mundo como una especie de animales reproductores, contesta Kajsa Ekis Ekman.

varatochvaran_ekman_new_largeNo se puede ver la maternidad subrogada como una manera para las mujeres de tener realmente control sobre sus cuerpos y ofrecer una oportunidad de ganar dinero?

– Esto no es tomar el control de su cuerpo, al contrario. En la India y partes de Europa del Este hay clínicas particulares de alquiler, donde parejas, a menudo occidentales, pagan a las mujeres de esos países para parir a sus hijos. Los cuerpos de las mujeres son controlados por las clínicas. Las clínicas deciden sobre el niño y sobre la mujer: lo que debe comer, si ella puede hacer aborto o no. Las mujeres pierden el derecho sobre su cuerpo.

Reproducción y vida familiar ha llegado a tratarse  cada vez más acerca del control sobre nuestros cuerpos y vidas.

– Mucha gente desea personalizar la familia perfecta. Ellos asumen que los niños son algo a lo que los adultos tienen derecho, cuando en realidad son los niños los que tienen derecho a los padres.

Kajsa Ekis Ekman quiere decir que hay una conexión clara entre el derecho al aborto, adopción y el sistema de madres de alquiler. Cuando las mujeres estadounidenses obtuvieron el derecho al aborto libre en la década de 1970 disminuyó la disponibilidad de recién nacidos blancos para las adopciones nacionales. Al mismo tiempo tuvo un impulso la industria de alquiler de vientres.

– Muchas de las parejas que hoy ordenan niños de madres de alquiler indias no pueden imaginarse el adoptar un niño de orfanato de la India. Pero están dispuestos a utilizar a una mujer india pobre como un contenedor para un niño que tenga ‘pinta’ de occidental.

Cuando la discusión de las clínicas de madres de alquiler en el este de Europa y la India salen a relucir reacionan muchos con asco. Las mujeres viven encerradas, son controladas las veinticuatro horas del día y las bombean completas de medicamentos, tienen que desprenderse del niño directamente después del parto. La compensación económica no es proporcional al esfuerzo y los riesgos.

Incluso en los EE.UU. se encuentran muchas de las madres de alquiler a menudo necesitadas del dinero que ganan de parir un niño para otras.  Pero también hay la llamada maternidad subrogada altruista, donde las mujeres lo ven como su misión de vida el dar a luz para otras sin requerimientos de compensación. Una mujer cristiana quiere ayudar a una pareja sin hijos en convertirla en una “familia real”, otra quiere parir un hijo para su hermana o su hermano homosexual.

¿Por qué no se va a poder hacer eso?

– En vez de ello planteo la pregunta: ¿Por qué es tan importante para estas personas que la madre no esté y críe al niño? Ella puede sentir dolor y echar de menos incluso si no recibe compensación.

SurrInvestigación moderna muestra, según Kajsa Ekis Ekman, que una legislación más liberal que pretende tomar el cabo de las peores formas de explotación tiene el efecto contrario.

– Cuando se legaliza la prostitución, también aumenta la trata de mujeres. Y cuando la maternidad subrogada altruista se legalizó en Inglaterra también aumentó la demanda de “fábricas de niños” en la India.

El deseo de tener hijos puede ser fuerte y abrumador, independientemente del sexo, edad u orientación sexual. Muchos de los argumentos para la legalización en Suecia tratan sobre romper la norma heterosexual, de dar a los homosexuales la oportunidad de convertirse en padres.

¿No es bueno?

– La pareja homosexual que consigue niños con la ayuda de una madre de alquiler afirma más bien la norma de la familia nuclear, hace hincapié en la familia genéticamente legitimada donde es importante que justamente sean dos padres.

¿Quién tiene el derecho de decidir sobre nuestros cuerpos, se pregunta Kajsa Ekis Ekman.

– Si el niño en el estómago se considera como perteneciente a otra persona, quien decidirá entonces sobre el cuerpo de la mujer embarazada? El bebé no es considerado como parte del cuerpo de la madre sustituta.

Kajsa Ekis Ekman dice que entiende el deseo de tener hijos puede ser abrumador, que se está dispuesto a hacer cualquier cosa para poder ser padre.

– Pero eso no significa que la sociedad vaya a proveer este deseo a cualquier precio. El límite está en el aprovechamiento del cuerpo de otra persona. [dn.se/insidan/surrogatmodraskap-har-blivit-en-global-industri]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*