La muerte del euro ya no es improbable

84553524El antes imposible pensamiento de un desglose del euro ha comenzado a crecer más fuerte. Mientras la cúspide de los europolíticos haga la vista gorda a los problemas irán también grupos políticos populistas y radicales en los países afectados por la crisis a crecer en el mismo molde. Existe un riesgo de que las estructuras políticas empiecen a derrumbarse, así como también el precio por abandonar el euro.

Lo improbable y lo imposible con un desglose o descomposición del euro en una flora monetaria nueva, palabra blasfema en los círculos políticos pero animadamente discutida en el ámbito académico, se ha convertido cada vez más probable.

“Estoy convencido de que la evolución de la política europea durante los próximos años hará que sea cada vez más difícil con una solución ordenada [de la crisis europea]”, como el profesor con sede en Pekín Michael Pettis, escribe en un análisis muy interesante, The rough politics of European adjustment .

Si bien finge o espera el amplio y desorganizado liderazgo de adorno dentro de la zona del euro, BCE, la eurozona y la UE que la crisis en los llamados países PIIGS básicamente es sólo una crisis de liquidez, que ha sido causada por un mercado neurótico capitalista, o conducido por la especulación.

Según estas esperanzas, los problemas pueden ser resueltos a través de más programas de préstamos y ahorros adicionales estatales, sólo si los países reciben suficiente presión de tiempo para hacer las conversiones necesarias.

Para otros es más evidente que Grecia así como Irlanda, probablemente también Portugal y España, son insolventes si se tiene en cuenta el tambaleante sistema bancario. Es decir, que en realidad son insolventes y no podrán pagar sus deudas.

Para resolver el problema de la insolvencia la solución no consiste en inyectar préstamos adicionales, aunque a tipo de interés ligeramente más bajo que el mercado de capitales en la situación actual está dispuesto a conceder. No, significa sólo que los problemas se patean un tramo adelante en el tiempo y que los costos futuros serán aún mayores.

e2No, en caso de insolvencia se trata de distribuir los costos, tanto en términos de pérdidas de créditos de las deudas pendientes como en segundo lugar, del ajuste de los costos que se necesitan para que estos países vayan a volver sobre sus pies. Es importante darse cuenta de que incluso una “buena” solución será dolorosa y que se trata de implementar esta de una manera que cause la menor confusión posible.

El columnista alemán de Financial Times Wolfgang Munchau, que también dirige el sitio de análisis  Eurointelligence, constató hace unas semanas que la zona euro a través de su negación de esta relación está maniobrándose a una posición en la que se enfrenta a dos alternativas antes impensables: “O bien se lleva a cabo una unión fiscal, o simplemente se rompe la zona del euro. “

Para el liderazgo europeo es naturalmente la primera opción la opción obvia, no menos porque la segunda “elección” significa la eliminación de su propia posición y varias de las instituciones que representan.

Para aquellos que han visto el objetivo con la UE de crear un estado federal donde el lanzamiento del euro representó un paso importante hacia el logro de este objetivo es por supuesto esta la posibilidad que han esperado (al igual que lo que muchos euroescépticos han temido).

Como apoyo de que esto es necesario si el euro va a ser rescatado hay el hecho histórico de que ninguna unión monetaria que haya carecido de una legislación fiscal central ha sobrevivido a una crisis económica profunda.

Pero poner en práctica una unión fiscal obviamente no es una ninguna práctica fácil o rápida de llevar a cabo políticamente o jurídicamente ya que requiere que el Tratado de la UE se cambie así como el marco constitucional en los Estados miembros.

La voluntad política de esos cambios a nivel de estados miembros nacionales, no menos en Alemania, que es el país que presumiblemente deberá asumir la mayor parte de las pérdidas de créditos, es apenas abrumadora. Más fácil entonces patear la lata un poco más abajo por la calle con nuevos préstamos.

Pero tampoco es ningún proceso fácil el que bajo formas ordenadas romper zona del euro, ya que va incluído en el diseño básico de la unión monetaria que ningún país debe ser capaz de salir cuando le convenga o sea afectado por tormentas, como ocurrió cuando el mecanismo de tipos de cambio se derrumbó en 1993.

euro-Por el contrario es más fácil de imaginarse procesos más desordenados en los que cada país por su cuenta decida irse y cuanto más tiempo el liderazgo en la zona del euro tarde en presentar una solución fiable y duradera aumenta la probabilidad de esto.

Los países en crisis tienen dos muy grandes problemas. Uno es que las mencionadas grandes deudas financieras que los estados han acumulado y no por menos tomado sobre sí mismos por medio de garantizar el sistema bancario del país, donde el último se ha convertido en la caída de Irlanda, y sigue construyendo.

La otra preocupación igualmente de grande es que tienen una situación de costos demasiado altos, que hacen que la competitividad internacional es demasiado baja para que puedan generar el excedente necesario en el comercio de productos y servicios necesarios para que puedan pagar intereses y amortizaciones de capital de sus préstamos externos.

Un país con una moneda propia y préstamos en moneda local podría resolver ambos problemas a través de una devaluación, lo que en un golpe refuerza la competitividad internacional y de ahí su capacidad para cumplir sus obligaciones de deudas. El ahorro propio necesario puede entonces enfrentarse con un aumento de crecimiento de la demanda externa que mantiene el crecimiento arriba (y puede además proporcionar una forma de ‘desinflar’ la montaña de deuda).

Esto no está exento por supuesto de costes – o de dolor. La devaluada riqueza relativa del país podría disminuir con el tipo de cambio reducido y sería mucho más difícil financiar los continuados déficits como una consecuencia de la mayor prima de riesgo de los nuevos préstamos.

Y hay grandes ventajas de formar parte de una unión monetaria tales como bajos costos de transacción y acceso a un mercado de vivienda más grande, donde los precios relativos no varían con los tipos de cambio, y no menos importante la seguridad de ser parte de una por lo menos percibida totalidad más estable.

Pero también hay muy grandes desventajas, que se han  hecho evidentes en la crisis actual. Que como el profesor de economía sueco Mats Persson sostuvo, en un artículo de debate en el Dagens Industri el 30 de noviembre, que mantiene que el que los problemas económicos de los países en crisis no tengan que ver con el ser estado miembro del euro es casi absurdo.

Por supuesto, burbujas se han producido también en los países con sus monedas propias y política de tasas de interés propias. Pero los ahora países en crisis han tenido un patrón de dióxido de carbono extra fuerte en la batidora de la burbuja, una tasa de interés real negativa, cuando la inflación interna ha sido significativamente superior a la ajustada tasa de interés promedio en países de la zona del euro durante mucho tiempo.

No lo habrían tenido Portugal, Irlanda, Grecia o España de haber tenido su propia moneda. Y si hay algo que crea un incentivo el prestar, son las tasas de interés reales negativas.

El problema de ser miembro de una unión monetaria no se vuelve menor cuando se intenta hacer frente a los enormes desequilibrios que se han acumulado. El único camino es un gran ahorro para pagar intereses y amortizaciones y devaluación interna, deflación, con el fin de adaptar la situación de costos.  Esto conduce sin embargo al mismo problema de aumento relativo de la deuda que una devaluación hace para un país que tiene una alta proporción de préstamos en moneda extranjera.

Esta es la receta más sencilla para, no en contra, depresión.

epiigsUn ejemplo ilustrativo es el de Polonia con su moneda flotante, es el único país dentro de la UE que ha logrado mostrar un crecimiento positivo durante todo el curso de la crisis. El precio de esto ha sido una depreciación del zloty en un 18 por ciento frente al euro. Dolorosa verdad (como lo fue para los suecos cuando la corona se redujo en alrededor del 20 por ciento frente al euro durante la fase aguda de la crisis), pero al mismo tiempo ha significado que el país ha fortalecido su competitividad y capacidad de pago.

“Pensad lo difícil que sería reducir los salarios con un 18 por ciento, en contraste con lo conseguirlo de forma automática a través de una depreciación”, como el premio Nobel Paul Krugman lo expresa en un comentario. También se puede añadir que las tasas de Polonia a largo plazo no han subido al techo por esto, no sobre todo si nos fijamos en la tasa de interés real.

También Islandia, que tiene la moneda ‘salpicante’ absoluta en su corona y que asumió la misma carga  financiera (en términos relativos, muy superior) que Irlanda cuando nacionalizaron el semi-criminal juego piramidal internacional Kaupthing, Landsbanki y Glitnir, también está comenzando a sacar su cabeza por encima del agua.

La corona islandesa se hundió ciertamente como una roca, más del 50 por ciento frente al euro, pero la economía del país ha comenzado a crecer y el desempleo es mucho menor que en los ahora en crisis países del euro.

El desarrollo en Polonia e Islandia, al igual que en Suecia, debería al menos sembrar algunas semillas de duda de si es conveniente el a toda costa permanecer en la zona del euro. Es decir, pasar por la ‘prueba de acero’ que se necesita para manejar sus deudas y al mismo tiempo ajustar el nivel de costos mediante grandes recortes de los salarios nominales, lo que en realidad sólo es posible realizarlo bajo la presión de un desempleo muy alto.

Si hay algo que puede crear inestabilidad política, es el alto desempleo y clase media pinchada con deudas. No es una predicción demasiado audaz que surgirá un movimiento euroescéptico fuerte, de muchos colores diversos y más o menos presentables, en esos países a menos que alguien los ayude, y se hagan cargo de una parte del enorme costo.

La cuestión de si una taza de café en Madrid o Lisboa vaya a costar 4 euros, u 80 siestas dentro de cinco años no es muy obvia. [e24.se/analys/makroekonomi/eurosamarbetets-sonderfall-inte-langre-otankbart]

Eurons död inte längre osannolik

  Allt mer sannolikt att det omöjliga sker

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*