En camino a El Salvador

Únete a un vagabundeo rápido en América Central. DN Resor (Dagens Nyheter Viajes) tuvo tiempo con cinco países en tres semanas. El viaje comenzó con rascacielos en Panamá y terminó en la hamaca en la costa del Pacífico.

panama-city-15

Los rascacielos de la Ciudad de Panamá nos rodean cuando salimos del hotel. Es la primera mañana de nuestra aventura de tres semanas de duración y estamos en medio del moderno distrito financiero que da a la ciudad el apodo de ‘Miami del Sur’. La influencia de Estados Unidos es evidente en todo Panamá. Pagamos con dólares, pasamos Starbucks y Nueva York Bagel Cafe en busca de desayuno. Las partes antiguas de la ciudad atraen más y tomamos el paseo marítimo de reciente construcción hacia la península de San Felipe, donde la Ciudad de Panamá fue fundada el 15 de agosto de 1519. Las fachadas cambian de forma, de altas, blancas y enyesadas a bajas y coloridas.

panama_canal_map

El atractivo turístico obvio en el país es por supuesto el Canal de Panamá. La esclusa de Miraflores, la ultima esclusa antes del Pacífico, está ubicada a sólo 20 minutos en taxi desde el centro de la ciudad.

miraflores-locks-19.half

Desde el mirador de la esclusa se ofrece una vista bastante bonita de vegetación y montañas, lo que también resulta ser el mayor recuerdo de la visita al canal. El canal en sí es lo que se puede esperar – una ancho surco de agua, ni más ni menos. A la mañana siguiente el autobús va hacia el oeste. El objetivo es Boquete, un pequeño pueblo en la montañosa provincia de Chiriquí que se ha hecho conocida por sus plantaciones de buen café.

cafe-ruiz kotowa

Nos desplazamos rápidamente al Cafe Ruiz a las afueras de la aldea y pedimos un espresso doble. Cuando el personal se entera de que somos periodistas de Suecia es llamada rápidamente la jefa de la empresa, María Ruiz, cuya abuela compró las primeras plantaciones que ahora son parte de una gran empresa exportadora a todo el mundo. Podemos oler diferentes tostados y somos invitados al laboratorio de pruebas, donde un hombre contabiliza cuidadosamente cómo el sabor de los granos de café cambia dependiendo de cuánto tiempo pasa el café en la tostadora. Todo para perfeccionar el sabor en la medida de lo posible.

– Para disfrutar de una taza de café, son necesarias dos cosas, buen café y un buen ambiente para disfrutarlo, opina María Ruiz.

Su café es sin duda un lugar encantador para tomar café, pero después de una parada donde su rival Kotowa, observamos que aquí están más avanzados en el proceso de sabor. Pronto rebotamos repletos de cafeína hacia el sol y el mar en las islas turísticas de Bocas del Toro en el noroeste. El viaje en autobús aquí, desde la segunda mayor ciudad de Panamá, David, entra en la carretera que en nuestra opinión está en la lista de las tres carreteras más bellas del mundo. 

bocas-del-toro-

Bocas del Toro (ciudad) está dominada por mochileros, muchos de los albergues son puros locales de fiesta y los clubes tocan música a alto volumen hasta altas horas.
Las mejores playas son sorprendentemente difíciles de llegar allí para una ciudad veraniega y son accesibles sólo por barco. Pero vale la pena el viaje si a uno le gustan playas despobladas, naturales y limpias.

puertoviejotalamanca

Mochilear con marcos de tiempo no es fácil, requiere de sacrificios. Por eso Costa Rica sólo recibe unos días para mostrarnos su mundo ecológico, su rica vida silvestre y el reggae del Caribe en la costa este.

granada-nicaragua

Nicaragua  tiene tiempo para darnos el surf en la costa del Pacífico, ascenso a un volcán y finalmente: la acogedora ciudad de Granada, que ofrece elegancia colonial en forma de colorida arquitectura. Todo lo que obtenemos de Honduras es una autopista y una impresionante puesta de sol en el camino a nuestro segundo objetivo importante del viaje – El Salvador. El país más pequeño de América Central ha sido durante mucho tiempo pasado por alto por los turistas en beneficio de sobre todo Guatemala  y Costa Rica. Catástrofes naturales, la guerra civil de los años ochenta y el problema de las pandillas en crecimiento – en la capital, San Salvador se cometen un promedio de diez asesinatos al día (!) – han disuadido a los viajeros. Eso está cambiando. Un signo bueno algo: El Salvador  está en la lista de la biblia de los mochileros de Lonely Planet sobre los mejores destinos de 2010.

San Salvador

Cuando el autobús se adentra a San Salvador a medianoche exploramos detrás de miembros de la famosa Mara Salvatrucha. Pero no vemos ninguna pandilla, se mantienen alejados de las zonas turísticas. Un taxista amable nos conduce hasta el albergue y agotados caemos en el dormitorio, donde nos quedamos dormidos en compañía de algunos estadounidenses, una pareja israelí y una cucaracha del tamaño de un pequeño pony. La forma más fácil y más agradable para llegar a algún lugar en América Central es con la ayuda de los autobuses escolares estadounidenses decorados de forma creativa, los llamados ”chicken buses”.

chicken bus

En uno de ellos salimos temprano por la mañana a Santa Ana, a una hora y media de la capital. Pero nuestro viaje tarda más que eso – una elección deliberada. La Ruta de las Flores no está llena de flores como el nombre indica- y como en el libro guía para el caso – sugiere, pero aún así vale la pena el desvío. Pequeños pueblos se suceden unos a otros, el uno más pintoresco y colorido que el otro.

Santaana_panoramica

En el más acogedor, el pequeño nido de artistas Ataco, recibimos aire fresco y en el restaurante El Botón comemos ensalada que podría competir con cualquier restaurante de lujo sueco. En Santa Ana, segunda ciudad más grande de El Salvador, la oscuridad ha caído. El ambiente después del atardecer es más degradado que lo que estamos acostumbrados durante el viaje. Las tiendas están cerradas, hay que hacer los pedidos a través de la rejilla de las puertas, y las personas se cuentan con más facilidad.

popusas1

Los que están fuera son al menos tan benevolentes como en cualquier otro lugar, pero más reservados. La vendedora callejera Margharita, que finalmente mata nuestra hambre con pupusas, (tortitas de maíz llena de frijoles, carne o vegetales de relleno), es la más dulce del mundo y a pesar de que tropezamos con altos problemas lingüísticos, nos divertimos fabulosamente y las risas son frecuentes.

Tazumal 003

Pero no estamos en Santa Ana por los panqueques de maíz. Justo a las afueras de la ciudad se encuentra Tazumal – la mayor atracción de El Salvador en lo que se refiere a ruinas mayas. Pero en competencia con los grandes equivalentes en Guatemala y México  no son mucho de sorprenderse, una pirámide y media, más no es. En buen estado de conservación de hecho, pero que no reflejan realmente la presumida grandeza del Imperio Maya.

la libertad

Después de haber desmenuzado cinco países centroamericanos comienza el tiempo a acabarse. Cansados de cuerpo y mente nos desplazamos hasta el mar por última vez, las playas al oeste de la pequeña ciudad de La Libertad son adorables. En el Papaya’s Lodge en la playa de El Tunco encontramos una habitación a precio asequible y el entorno es ridículamente hermoso.

papaya papaya lodge-

Fuera de las habitaciones hay una terraza de madera con hamacas. La terraza de madera se extiende sobre un pequeño arroyo. En en las hamacas de alegres colores, leemos libro tras libro y seguimos el riachuelo con la mirada para, un centenar de metros más adelante, quedarnos fijados con los ojos en el mar. Los descansos sólo son rotos por las comidas – cangrejos rellenos, langostas rellenas, etc. Tratamos de surfear, pero nos tomamos agua sobre la cabeza – literalmente. Las olas son muy desagradables y, a pesar de media hora de valiente lucha, apenas salimos del agua vivos. De vuelta a la tranquilidad, a la seguridad, a la hamaca en su lugar. Miramos hacia el mar, y tratamos de desplazar la desagradable verdad:  mañana por la mañana levanta el avión de regreso al frío. [På väg mot El Salvador – DN.se]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*