Cabreada Silvia envía una carta al CEO de TV 4

 “Niños de guardería elitistas”

silvia2_1Una carta con sello de la casa real cayó al buzón de Jan Scherman. Resultó ser de una cabreada reina Silvia que de ninguna manera le gustaron las investigaciones del programa ‘Kalla Fakta’ del canal TV 4 sobre los vínculos de su padre Walther Sommerlath con el nazismo.

Jan Scherman sobre un desconcertante saludo de Navidad de la reina Silvia

En medio de un montón de tarjetas de Navidad, descubrí el otro día, una rareza. En un sobre blanco, dirigido a la dirección de mi casa, había otro sobre más de color azul claro y en este una carta igual también de color azul claro con sello de la casa real y firmado con un:“Atentamente Silvia”. Asombrado y sorprendido por este repentino mensaje personal de Navidad, leo:

“No es fácil de tragar el ser comparada con Adolf Eichmann en el programa ‘Kalla Fakta’ del 5 de diciembre de 2010.” En el inicio de la carta hay también una alusión a Lucía: “La Santa de la Luz – que su luz sea más fuerte que todas las fuerzas oscuras del mal …….”

Por primera vez desde el pasado mes de mayo, cuando la reina contó al documentalista Gregor Nowinski de TV4 sobre su padre, Walther Sommerlath, rompe ahora el silencio. En una carta privada bajo el radar de la publicidad quiere ella quizá darme mala conciencia.

Entonces, la primavera pasada, ella afirmó que su padre fue en realidad miembro del partido nazi alemán, pero no políticamente activo, y que se trataba de una “maquinaria”, a la que en principio no era posible decir que no. La fábrica del padre producía, entre otros, juguetes.

En el reportaje de Kalla Fakta (28 de noviembre), apoyado por una serie de documentos de rchivos alemanes, queda constatado que la ‘fábrica de juguetes’  fabricaba municiones de guerra, que la fábrica, por la llamada “Arización”, había sido ‘adquirida’ de una familia judía y que Walther Sommerlath activamente se unió al partido nazi ya cuando vivía como exiliado alemán en Brasil.

Si la reina deliberadamente ha engañado y mentido, o si ella misma de su padre una vez fue seducida con esta versión ingenua no lo sabemos. Ahora sólo podemos constatar que ella se sintió ofendida por el reportaje. Se podría como muchos que se han interesado en este asunto detenerse aquí y constatar que la reacción de la reina es humana y comprensible. Pero la historia contiene tantas más cosas inquietantes que invita a una continuación.

Silvia es la reina del país. Carlos XVI Gustaf su rey. Ambos se han involucrado en contextos diferentes sobre cuestiones sociales, como el medio ambiente y los niños vulnerables. Ambos han viajado con directores suecos lejos y cerca y propagado por nuestra importante industria. Bien y muchos aplausos.

Y así se rompe la fachada. En primer lugar todos los rumores sobre el rey como rey de fiestas*, superchalado en chavalas jóvenes, concretamente reescrito en el libro de Thomas Sjöberg Den motvillige monarken -El monarca su pesar. Y luego una imagen completamente nueva del padre de la reina.

¿Qué pasa entonces con la encantadora modernidad? Bueno, pues entonces se eleva la casa real de la superficie de la tierra como Jesús y se vuelve inaccesible muy alto en la estratosfera. Entonces opinan de repente todas las personas antidemocráticas en el poder que nosotros, según el ‘decreto real’ (lo que dijo el rey sobre el libro) que realmente “pasemos página”. Ellos señalan qué historias se deberán contar y qué análisis se deberá aplicar. Los amigos de camarilla cerrada forman un escudo de protección militante que  pomposamente gritan: Nosotros no tenemos pecado heredado! Lo que se dice en los medios de comunicación no es cierto y hacer fiestas (con chavalas jóvenes) no está mal! O: Esto no era nada nuevo! Y precisamente por eso no hay razón para hablar de ello.

Alguien debería haber propuesto a Silvia una declaración sobre que no tenemos pecado heredado, pero que tampoco se necesita estar orgulloso o defender todo lo que el padre de uno (una) ha hecho. Pero esta cuestión no puede reducirse a que la familia real está rodeada de asesores incompetentes.

Thomas Sjöberg hace nuevos descubrimientos acerca de nuestra familia real y el nazismo. El libro muestra una serie de lazos documentados de la familia Bernadotte a la extrema derecha y organizaciones oscuras como la asociación Narva, la Asociación Nacional de Suecia y la asociación sueco-alemana. El abuelo alemán de Carl XVI Gustaf fue condenado por colaboración nazi, lo que Sjöberg  muestra detallado con hechos.

¿Por qué insistir en esto sólo porque Silvia en privado me haya enviado una indignada e insinuante tarjeta de Navidad? Pues bien, justamente porque la fachada se desmorona. La monarquía ha mostrado su verdadero yo, es decir, que está lejos de ser una institución en el tiempo.

Al igual que los niños de guardería quieren sus majestades comerse todo el pastel y al mismo tiempo mantenerlo. Ellos quieren ser abiertos y populares o inaccesibles y monárquicos cuando les conviene. Una gran parte de nuestras instituciones celebran a estos niños de guardería con ternura.

Yo personalmente he trabajado con la familia real para recoger millones y millones de coronas para la World Childhood Foundation de la Reina. Nuestras industrias más dependientes de las exportaciones les han utilizado con propósitos de relaciones públicas y rinden homenaje, por supuesto, a la pareja real por su gran significado positivo. Pero ahora la fachada se ha desmoronado para alguien más que las empresas apoyadas o compañeros de caza, invitados de las cenas y familiares. En un editorial en la revista Advokaten va la secretaria general Anne Ramberg a un asalto frontal contra el canal TV4, cuando escribe que las revelaciones sobre Walther Sommerlath tienen el propósito subyacente de atacar el sistema de gobierno. Yo he sido llamado por varios directores amigos de la corte en el mundo de los negocios que más o menos me pidieron que tomara medidas contra la publicación. Anne Ramberg también parece estar incluida en la camarilla cerrada a través de su participación en los encuentros de la Real Sociedad Patriótica (Kungliga patriotiska sällskapet), algo que obviamente ella pasa por alto en sus movimientos públicos contra los medios de comunicación.

Camarillas cerradas del poder y grupos informales de amistad que se unen en defensa de privilegios, y que van en contra de un debate abierto y libre, es una amenaza a la democracia. Esto es de lo que este debate se trata. El 2010 fue el año en que la monarquía tan claramente se convirtió en un clic elitista junto con otros en la esfera de las instituciones del poder.

La reacción del rey y la reina y sus compañeros sobre las revelaciones de los medios muestran que nuestra pronto centenaria democracia parlamentaria constantemente es amenazada por los que quieren decidir unilateralmente cómo la democracia ha de interpretarse, no menos en el caso de la importancia tan crucial de la libertad de expresión.

Cuando la casa real en una situación criticada elige “pasar página”, exige silencio y vuela de la superficie para no estar accesible, han marcado entonces no sólo que son superiores a todos los demás, sino también que no les gusta la independencia de los medios. Nosotros deberemos ser súbditos obedientes. Lo realmente grave es que los demás también quieren ser superiores por medio de atrincherarse en defensa de esta amenaza contra la democracia.

En el 1700 reinaba el despotismo ilustrado. En ese tiempo nació en Suecia nuestra primera ley de libertad de imprersión con sus importantes fundamentos para la libertad de expresión actual. Hoy, justo en medio de la época de la democracia, la monarquía que está subordinada a la Constitución ha fallecido. Esto no es ni siquiera un despotismo ilustrado, sino una monarquía limitada.

Tenemos un nuevo año por delante, y un viejo detrás de nosotros. La tradición invita a festividades y no menos a promesas de Año Nuevo. No debemos pasar la página. Debemos defender la libertad de expresión y continuar nuestro examen del poder – independientemente de qué y quién se trate. Es mi resolución de Año Nuevo. [aftonbladet.se/kultur/article8352306.ab]

* (Con chavalas jóvenes a veces en pelotas)

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*