Búzios, la ciudad veraniega más ‘caliente’ de Brasil

Comenzó con Brigitte Bardot en los años 60. Desde entonces, gente tanto conocida como desconocida ha peregrinado a esta ciudad balnearia, con 23 playas seductoras y una vida de riviera con matices latinos.

buzios3-

A pesar del enorme encanto de Río de Janeiro y que la ciudad en sí es la mejor ciudad veraniega del mundo, no se conforman con esto ni los residentes ni los visitantes. Muchos quieren al menos dejar Río por unos días, buscarse al paraíso a la vuelta de la esquina. A más o menos una hora en una dirección hay un archipiélago con islas y playas desiertas, incrustadas en verde de selva. Arriba en las montañas velan las ciudades imperiales, los pueblos de los ricos y de los intelectuales, nuevos destinos hippies y de salud, mezclados con posadas rústicas, y una naturaleza robusta.

buzios4

Es al noreste de Río, donde está la tan querida y atrayente “Costa del Sol”. Aquí está una de las perlas playeras más calientes en todo el Brasil. Porque nada burbujea tan intensamente, puede ser tan ardiente y hedonista, tiene una irradiación tan ‘cool’ y hippie, como la vida alrededor de la pequeña Búzios. Este ‘cabo directo al mar’ con un collar de perlas con 23 playas es llamado a menudo aún hoy “El Saint-Tropez de Río”.

Bb_buzios brigite

De Bardot a Mick Jagger

La pequeña comunidad de pescadores Búzios (“las conchas”), tiene naturalmente una historia enmarañada de siglos de antigüedad con indios, piratas franceses y portugueses. Pero la era moderna comienza en 1964. Entonces llegó Brigitte Bardot y pensó que podía ocultarse con su amante brasileño a distancia del Paris Match y sus insistentes paparazzis. Pero calculó mal, y desde ese momento nada es lo mismo en el pueblo pesquero. Brigitte Bardot es ella misma celebrada con una pequeña estatua. Ella está sentada sobre una maleta en medio del precioso paseo marítimo, que, por supuesto, se llama Orla Bardot. Y en el pueblo hay también un pequeño cine, Gran Cine Bardot, que en ocasiones muestra algunas de sus películas en blanco y negro.

BB2

En un principio atrajo Búzios principalmente a gente rica de Buenos Aires, y la mayoría de los propietarios de posadas fueron originalmente argentinos. Aquí huyeron muchos con dinero de la arrogante, supercara y pretenciosa Punta del Este – la riviera exclusiva de Buenos Aires en Uruguay.  En Búzios podían en cambio jugar “pobres”, pasear descalzos, vestidos con sencillez, hablar con los pescadores y la población local. Reconstruyeron sus recién adquiridas pequeñas ‘chavolas-cobertizos’, casas sencillas y cabañas de pesca, hacia fuera nadie hacía alardes de su riqueza. Frenaron lo más que pudieron en el tiempo tanto la construcción de carreteras como la electricidad.

La primera vez que yo mismo iba a ir allí a finales de los 70 con amigos, quedamos atascados en un terreno de bosque arenoso con un pequeño “Fusca” (VW).

Pero poco a poco cayeron, por supuesto, todos estos muros invisibles, las carreteras se construyeron y se asfaltó. De pronto se podía tomar un autobús directo desde Río de Janeiro. Los hoteles a lo largo de Copacabana organizaban visitas guiadas. Pero lo más que han podido han logrado conservar su singularidad, su estilo de vida un poco travieso y hedonista. Cuando finalmente se vieron obligados a abrir una pequeña estación de policía, ofrecieron al primer detenido una botella de Dom Pérignon.

BUZ PRAIA DO CANTO

Hoy tiene Búzios cerca de 20 000 habitantes y más de 200 hoteles y posadas. Un fin de semana ‘hermoso’ en temporada alta aumenta la población a casi 200 000. Río de Janeiro, con sus 10 millones de cariocas locos está peligrosamente cerca. Salvajes paulistas de São Paulo con sus 20 millones de habitantes también quieren participar y jugar. Y a cierta distancia en Cabo Frío aterrizan en la actualidad vuelos directos procedentes de Buenos Aires en el nuevo aeropuerto.

Pero limusinas con lunas sombreadas se deslizan aún hoy en secreto con álgún Mick Jagger o cualquier otra mega estrella después de un concierto en Rio. Una Madonna en gafas de sol oscuras se abraza con su amante brasileño Jesús en el restaurante de pescado correcto. Un Calvin Klein sale esquivando de la villa exótica de algún un amigo rodeado de su clase decorativa de delgados y hermosos chicos modelos para ir a clubes como el Privilège o el Pacha.

Gente joven de Hollywood entra y sale de los hoteles más fantásticos – como el sutilmente lujoso hotel Vila d’Este, el extremo Boutique Hotel Casas Brancas, el sensual caliente hotel de diseño Insólito en su repisa. O se escuenden en un casi escandalosamente perverso Brava Hotel. Pero no te preocupes, hay espacio para todos nosotros. Yo mismo suelo preferir hospedarme en la pintoresca Pousada Vila do Mar en medio del Centro, directo en toda la diversión, el muelle, los barcos, la encantadoramente adoquinada Rua das Pedras, con sus 120 cafés, bares, restaurantes, a poca distancia de todos los sitios calientes, además de la hermosa pequeña Praia do Canto – y generalmente me salvo con 600 a 700 coronas por noche. O me voy a la aún más simple pequeña tropicalmente funky pousada Vila Pitanga.

BUZ10

El favorito de la gente guapa

Como siempre en Brasil, también hay un pequeño hostal simpático como el Nomad pegado al mar – con todo lo exclusivo. Muchos han encontrado uno de los favoritos en el Breezes, un resort ‘all inclusive’ gigante con la mayor piscina.

buz breezes_buzios_02

Tanto divertido como ‘cool’, encantador y familiar es en el lugar de encuentro de todo el pueblo desde los años 80, lacreperíaChez Michou. Decadente y ‘nostálgico de siete idiomas’ es donde la checa Brigitta’s. Los grandes y pesados, conocidos y más mundanos elefantes, el encuentro entre cuellos anchos y cinturas estrechas se encuentran principalmente en el histerico Pátio Havana y el próspero argentino Don Juan. ‘El hambre y la sed más sexy joven’ se dirigen como siempre a lugares de cocina tex-mex como Zapata y Guapa Loco.

Y las congestiones son siempre lo más emocionante alrededor de las filiales de los mejores restaurantes y ollas de Ipanema y Leblon – como el Satyricon y el Quadrucci. El sutil Sawasdee ha hecho el viaje opuesto, iniciado en Buzios, y es ahora muy comentado en Rio de Janeiro.

BUZ PRAIA OLHO DE BOI

Pero gran parte del sensualismo trata naturalmente de la vida de playa.

A cuál de las 23 playas y sus pequeñas y diferentes comunidades uno es más atraído. Nombres inocentes y amorosos como Praia das Virgens y Praia dos Amores atraen. Tan cerca pero aún tan lejos es favorita de muchos europeos y de la gente guapa la Praia João Fernandes y el pequeño hermano Praia João Fernandinho en el lado “norte”. Aquí fue temprano la Praia Azeda uno de los primeros y más comentados ‘puntos calientes’. La mezcla de diferentes ‘tribus’ como  gays y surfistas con algo obsceno salvaje se calienta como más en Praia Brava. Un apasionante camino sinuoso ‘afuera sobre el cabo’ lleva a la Praia Olho de Boi, donde los naturistas se bañan en pelotas y exponen sus ‘encantos’.

Muchas de las villas más espectaculares se ‘arrebañan’ alrededor de la preciosa bahía y la Praia da Ferradura.

Las jóvenes vellas tribus – las que laboriosamente han entrenado sus cuerpos en el interior de los gimnasios de la ciudad – se ven, son vistas, visibles y arrasan más salvajemente en Praia de Geribá.

BUZOLHODEBOI

Un grupo de quioscos de playa garantiza que la cerveza esté fría, los cocos sean abiertos, el pescado sea fresco, las gambas recién pasadas por la plancha. Y en ninguna parte es todo eso de la puesta del sol, cuerpos bronceados, caipirinhas frías, alto porcentaje de ligue, pequeños pasos de samba descalzos en la arena, olor de lo prohibido, bossa nova suave, tan tiernamente brasileño como en el Fishbone y su ‘after beach party’.

BUZ fishbone

A lo que todos nos buscamos es naturalmente como siempre a “la promesa de alguna otra cosa”. En un tipo de intento por escapar de la responsabilidad, una vida más hedonista en la que la piel se quema por el sol, donde los ventiladores tropicales refrescan y las bebidas son más, mejores y más grandes, donde todo se convierte en mucho mejor. Y en Búzios bromean a menudo sobre que la diferencia horaria es de 4-6 horas con Río de Janeiro. Con eso quieren decir que un desayuno es cuando más sensual a la hora del almuerzo. Que no hay nada más sexy que un largo almuerzo con vino blanco frío al final de un atardecer. Y que es después de eso cuando se folla como mejor más o menos a la vez que la puesta de sol.

Muchas tiendas no abren antes de ‘muy tarde al atardecer’ y tienen luego el punto más alto antes y después de las cenas, que es alrededor de la medianoche.

Al que se le ocurrió una vez eso de que es cuando más divertido cuando cae la oscuridad es aquí casi un poco difícil de entender. Y la vida nocturna es naturalmente cuando mejor cuando se acerca el amanecer. [expressen.se/resor/1.2265366/buzios-ar-brasiliens-allra-hetaste-badort]

One Comment

  1. Que hermosa ciudad, sin duda una de las mejores de este tan bello pais a la hora de vacacionar. Saludos!

    Pablo – Brasil Hoteles

    ‘Para gustos están los colores’, como dice el refrán.
    A mí me pareció este sitio demasiado caro, explotado y ‘pijo’.
    Disfruté mucho más (y me quedé mucho más tiempo) en lugares como Porto Seguro, Arrajal D’Ajuda, Maceio, Camboriú, Guarapari, etc., etc.
    Pero a lo dicho, o como dicen aquí: “Smaken är som baken – delad.” (El gusto es como el culo – dividido) (dividido en dos). O sea, a todos no les gusta la misma cosa…

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*