Navidad y Año nuevo

Vida nueva… al menos es lo que nos gustaría

Un período de tiempo en el que los hombres estamos dispuestos a creer que todo es posible, desde ganarnos la lotería hasta alcanzar la felicidad, así tengamos que recurrir a ciertos conjuros…conocidos como agüeros.

Los agüeros son hechos rodeados de cierto misterio, acaecidos en períodos de tiempo más o menos alternativos y que gracias a la transmisión de generación en generación han adquirido el carácter de creencia popular.

No importa la religión, ni la cultura a la que se pertenezca, siempre que se acercan estas fechas los agüeros se apoderan del imaginario colectivo y nadie escapa a su embrujo… por si acaso. Así que desde esta ventana los invitamos a un viaje por el mundo de los agüeros más populares.

EUROPA

Empecemos por el viejo continente; En Alemania por ejemplo para despedir el año recurren al Bleigiessen, un ritual para saber el futuro. Consiste en usar una barra de plomo, éste se calienta hasta fundirse y se vierte en un vaso con agua. El plomo líquido se vuelve sólido nuevamente y alcanza formas extrañas que pueden predecir el futuro.

hogmenay-bonfire

En Escocia festejan el Hogmanay. El procedimiento es muy simple: se prende fuego a un barril de madera y lo dejan rodar por las calles.

Los daneses aprovechan el fin de año para lanzar ante las casas de sus seres queridos los platos viejos que han ido acumulando durante el año.

Los italianos despiden el año recurren a las lentejas para asegurarse la prosperidad y buena fortuna. En ciudades como Roma y Nápoles tienen por costumbre lanzar trastos viejos por la ventana: manifestando su deseo despedirse del pasado y empezar una nueva etapa.

ASIA

En China la gente suele limpiar sus casas a fondo con el propósito de eliminar cualquier resto de mala suerte del año que termina.

Los coreanos celebran su fiesta limpiando la casa a fondo y además queman ramas de bambú porque creen que su ruido al crepitar les asusta.

En la India, cada región tiene su manera particular de celebrar su año nuevo en la fecha escogida, entre octubre y noviembre. Sin embargo en todas partes la luz juega un papel esencial: infinidad de lamparitas de aceite decoran casas, templos y jardines, simbolizando la victoria del bien sobre el mal.

En Israel se cambian las fechas cada año, pero suele tener lugar en septiembre u octubre. Tienen por costumbre tocar el Shofar (un cuerno de carnero) y comer manzanas untadas con miel para conseguir que el año que llega sea dulce.

En Japón las campanas de los templos pueden llegar a tañer hasta 108 veces. Se trata de una tradición cuyo objetivo es liberar del mal el período que empieza: cada campanada hace referencia a un deseo terrenal que hay que mantener alejado.

 songkran_girls songkran-030

El Año Nuevo tailandés se llama Songkran y dura tres días. La gente se lanza cubos de agua unos a otros con el deseo de atraer lluvias abundantes para el año siguiente. Otra costumbre para obtener buena suerte es liberar pájaros de sus jaulas o peces de sus peceras echándolos al río.

Los tíbetanos también limpian sus casas de cabo a rabo, encienden antorchas y hacen explotar petardos para mantener a los malos espíritus alejados del hogar.

Los vietnamitas igualmente lavan a conciencia sus casas, pero, y esto debería ser un hecho a imitar por todo el mundo, saldan todas sus deudas.

ÁFRICA

Los sudáfricanos hacen sonar las campanas de las iglesias y disparan salvas al cielo para saludar la llegada del nuevo año. En algunas partes del país, esta fiesta se celebra con aires de carnaval: la gente se disfraza y sale a la calle dispuesta a divertirse y bailar al ritmo de los tambores.

AMÉRICA

Los americanos y principalmente los sudamericanos son quienes más imaginación exhiben para celebrar el fin de año, no voy a clasificarlos por país pues en muchos de ellos se realizan los mismos rituales. Por ejemplo, en países como Colombia y Argentina se suele fabricar un muñeco y quemarlo la noche del 31 de diciembre.

También se suele usar ropa interior de un color determinado, en algunos países como España es roja, en otros amarilla para dar suerte: también suelen hacerse saquitos de tela rellenos de lentejas, garbanzos y una moneda para atraer la abundancia. […] [soyperiodista.com/…navidad-y-ano-nuevo-vida-nueva-al-menos-nos-gustar]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*