Milagro en el Pacífico

  • Los dieron por muertos pero estuvieron 50 días a la deriva en el Pacífico
  • Tres adolescentes sobrevivieron en un pequeño bote y se alimentaron de una gaviota cruda 

Un barco atunero halló a tres adolescentes que estuvieron 50 días a la deriva en el Pacífico. Los jóvenes se encontraban en buen estado de salud al noreste de las islas Fiyi. Se alimentaron de una gaviota que cazaron y comieron cruda.

Los adolescentes habían partido el 5 de octubre del atolón de Atafu y se encontraban a 1.300 kilómetros de distancia. Al percatarse de la presencia del buque, se levantaron y agitaron los brazos en el aire de manera frenética para llamar la atención, indicó Fredricsen. Tenían quemaduras serias por el sol, pero sólo tuvieron que recibir primeros auxilios, sobre todo cremas para la piel.

Contaron que se alimentaron de pescado y de un ave. “Me preguntaron si hicieron bien en comerla y les contesté que había sido una buena idea, mejor que la de comer peces crudos porque esto les habría causado sed”, relató Fredicsen. También dijeron que bebieron agua de lluvia que pudieron recoger pero, según el primer oficial, en los últimos tres días -por la falta de precipitaciones- la situación se había tornado desesperante, por lo que comenzaron a beber agua del mar, que milagrosamente no les hizo mal.

Los adolescentes quisieron cruzar de una isla a otra pero se alejaron 1.300 kilómetros. [diariocero.com.ar/actualidad/los-dieron-por-muertos-pero-estuvieron-50-dias-la-deriva-en-el-pacifico]

ATAFU.-

tevaka.com/islands.html

Atafu, antiguamente conocida como “Grupo del Duque de York” es un grupo de islotes de coral en Tokelau en el sur del Océano Pacífico. Con una superficie de 2,5 km², es la más pequeña de las tres islas que constituyen Tokelau, y está compuesta de un atolón que rodea una laguna central con una superficie de 15 km². El atolón está unos 800 kilómetros al sur del ecuador a 8°35′S 172°30′O / -8.583, -172.5.

El principal asentamiento en el atolón se encuentra en la Isla Atafu en la zona noroeste del atolón. El atolón es aproximadamente de forma triangular y encierra una laguna de cinco kilómetros de norte a sur por cuatro kilómetros de este a oeste en su punto más ancho. Es llano, su máxima altitud es de tan sólo cinco metros, y tiene una vegetación exuberante con palmeras cocoteras.

El lado oriental de la laguna es casi unafranja de tierra continua con una breve interrupción intermedia. En contraste, la parte occidental está compuesta de arrecifes y varias islas distintas, en particular la en forma en V invertida de la Isla Atafu en el norte, Alofi, que se extiende en la laguna del arrecife occidental, y la isla en forma de L de Fenualoa en el sudoeste. La pequeña isla Tamaseko se encuentra en la laguna cerca de Alofi.

El arrecife que conecta las islas del atolón es poco profundo lo que permite caminar entre las islas cuando hay marea baja. Por ello no existe paso de botes hacia la laguna, si bien el oceano es sumamente profundo en proximidades del arrecife. Esto permite buenas zonas para anclar embarcaciones, aunque también hace que existan mares revueltos en cercanías del arrecife. La planitud del atolón y su ubicación dentro de la zona de los ciclones ha resultado a veces en daños las propiedades de la isla. La existencia de Atafu puede llegar a estar amenazada por la subida del nivel del mar que se podría producir a causa del calentamiento global.

Es probable que los polinesios hayan visitado la isla en la prehistoria, pero que no tuvieran un asentamiento permanente. El atolón fue descubierto por John Byron, en 1765 cuando navegaba a bordo del HMS Dolphin [Atafu]

Tokelau-Islands-Map.

Tokelau

Los jóvenes, Edward Nasau, de 14 años; Samuel Pérez, de 15, y Filo Filo, también de 15, habían sido dados por muertos en sus propias familias de la comunidad de Atafu, en Tukelau. Incluso, hasta celebraron un servicio funerario por sus almas. “Es un auténtico milagro que los hayamos visto. Iban a la deriva en un área donde los buques por lo general no navegan”, indicó Tai Fredricsen, el primer oficial del atunero San Nikunau, que los rescató.

 

 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*