Mantiene un ojo sobre Lennon

Lennon JuanJuan González Díaz, de 92, se asegura de que Lennon conserve sus gafas. Juan, 92, guarda la estatua del héroe de los Beatles en La Habana. Cuba ha llamado a filas a sus héroes revolucionarios de edad. Misión: Vigilar las gafas de John Lennon. Las roban al ritmo de una cadena de montaje.

Esto intentarán evitar Juan González Díaz y sus colegas ahora.

John Lennon obtuvo un parque que lleva su nombre en La Habana el año 2000. El 8 de diciembre, en lo que habría sido el 60 cumpleaños de la leyenda de los Beatles, destapó el líder cubano Fidel Castro la estatua del escultor José Villa Soberons en el barrio de Vedado, en la intersección de las calles 17 y 6.

Fue un reconocimiento tardío. El mismo Castro prohibió a los Beatles y su música durante las décadas de 1960 – y 1970.

“Imagine” – en español

Pero ahora está sentado Lennon allí en un banco en el Parque John Lennon con una inscripción en español a sus pies: “Dirás que soy un soñador pero no soy el único”. (You may think I´m a dreamer, but I am not the only one, de ”Imagine”).

La estatua estilo retrato iría, según el deseo del escultor, después a adornase con las gafas redondas características de Lennon. Aunque no fundidas en la estatua, sólo colocadas sueltas.

Cuando se nos dijo que habían robado montones de gafas fuimos allí para comprobarlo.  

Fumar puros bajo la lluvia

Efectivamente, cuando el taxi frena se puede ver desde lejos que faltan las gafas.

A poca distancia se encuentra un anciano con uniforme de vigilante y fuma. Cuando llegamos, se aleja con un pedazo de cartón sobre la cabeza como protección contra la lluvia, o tal vez hasta para mantener el puro encendido.

Nosotros nos fotografiamos como turistas con John Lennon, como tantos otros. Con o sin gafas, no importa.

Pero de pronto se acerca el hombre mayor. Él saluda y luego toma un par de gafas redondas de su bolsillo. Con manos cuidadosas coloca él ‘la marca de Lennon’ en el lugar donde debe estar.

J LENNON

“Vigilo a John Lennon”

Nos pide que nos sentemos en el banco y se ofrece a tomar nuestra foto.

Se ve que lo ha hecho antes. Tiene mano firme y aprieta con dedo experimentado. El puro tampoco lo suelta.

Cuenta que su nombre es Juan Díaz González y que tiene 92 años.

– Vigilo a John Lennon. Empezaron a robar sus gafas, dice.

¿Cuántas veces ha ocurrido?

– Dos veces.

Luego sabemos que queda la obvia formalidad. Juan quiere por supuesto algunos pesos convertibles, la moneda turística que es divisa ‘dura’ en Cuba, en agradecimiento por la molestia.

Es la manera de él y de los colegas vigilantes de edad avanzada, de ‘estirar’ la pequeña pensión de la que disfrutan.

“Se han robado muchas veces’

Cuando caminamos unos metros recoge Juan suavemente las gafas y las mete en el bolsillo.

Por las tardes y noches John Lennon está sentado solo, sin gafas.

El conductor del taxi que nos ha estado esperando se ríe de buena gana, tanto de la edad de Juan como de que las gafas fueron robadas dos veces.

– Jaja, fueron robadas como recuerdo muchas veces antes de que se pusieran vigilantes, dice.

Por eso van muchos por ahí en La Habana con monturas de gafas de John Lennon, quizás también algún que otro turista de dedos toqueteantes que ha regresado a su país con el recuerdo de su vida, aunque sea de bienes robados. [aftonbladet.se/resa/resmal/karibien/kuba/article8029230.ab]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*