FBI, tras tecnología española para ‘cazar pedófilos’

El delito de la pederastia y la pornografía infantil es global, por lo que las autoridades de diferentes países intercambian tecnologías.

La Operación Telémaco, desarrollada en septiembre en España, llevó a la detención de 13 sospechosos de pederastia y la imputación de otros 6 en España. En ella se estrenó Vicus, una herramienta tecnológica que el Grupo de Tecnologías de la Información (GRI) de la Universidad de Vigo con la colaboración de la Guardia Civil y el Centro Tecnológico de Telecomunicaciones de Galicia (Gradiant),

Sumando otra operación llevada a cabo días después, Vicus ya contabiliza 20 detenidos y 13 acusados de pedofilia en España. En total, la herramienta ha analizado 43.000 usuarios de todo el mundo, de los cuales 1.185 compartían contenido pedófilo, pero menos de medio centenar estaba en España.

Las grandes ventajas de Vicus sobre otras tecnologías, según sus creadores del GTI, son su facilidad de uso, que permite que investigadores sin conocimientos tecnológicos avanzados puedan hacer su trabajo, y la eliminación de los falsos positivos, tan graves en las investigaciones sobre pedofilia porque atacan directamente la honra de los acusados. “La criminalización social de estos delitos es muy elevada”, le dijo Gonzalo Sotelo, del Equipo de Investigación Tecnológica de la Guardia Civil, al diario de la Universidad de Vigo.

Por ello, en las investigaciones de pedofilia es muy importante reducir el margen de error, y Vicus filtra a los usuarios que tengan como mínimo 15 documentos de contenido pedófilo y que los intercambien en redes de intercambio de archivos (P2P), como BitTorrent.

La herramienta inicia su labor gracias a las denuncias de usuarios de estas redes que al intentar bajar una canción u otro contenido, terminan descargando contenidos pedófilos por error. A partir de ese momento Vicus estudia los movimientos de intercambio de esos archivos, localiza nuevos usuarios que los descargan, e identifica quiénes los tienen por error y quiénes tienen más de 15 de ellos, lo cual ya deja de ser coincidencia.

Si bien el debut de Vicus fue en operaciones locales y ya se tienen planes de ejecutar una de mayores proporciones en Madrid, también permite la búsqueda global de pederastas, pero sus hallazgos no pueden convertirse en detenciones si las autoridades de los diferentes países no actúan. Por ello, los creadores de Vicus informaron al FBI sobre datos de pedófilos identificados por la herramienta, y de inmediato generaron interés en esta organización.

“Tuvimos un contacto en Madrid con el FBI. Fue, en principio, un poco casual. Se interesó por la plataforma y le cedimos los objetivos nuestros para que ellos investiguen allí, en Estados Unidos”, le dijo Gonzalo Sotelo a La Voz de Galicia.

En Colombia, el programa Internet Sano, del Ministerio TIC, recibe denuncias de contenidos pedófilos en un formulario en línea y la unidad de policía judicial de la Policía Nacional, Sijin, es la encargada de trabajar sobre este delito –en Internet y fuera de la Red. […] [Máuricio Jaramilllo Marín/FBI, tras tecnología española para ‘cazar pedófilos’ – ElTiempo ]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*