El mito de la hamburguesa que nunca se pudre

Las hamburguesas de McDonald’s están tan llenas de productos químicos que nunca se pudren. La afirmación corre desde hace mucho tiempo en la web. Ahora ha sido probada.

Una que ha ahorrado su hamburguesa durante unos años es Karen Hanrahan, que en su blog “Best of Mother Earth” muestra una hamburguesa que ella la ha tenido guardada durante 14 años. Y parece venir directamente de la ventanilla de servicios de McDriven.

La hambueguesa de la izquierda tiene 14 años...Yo mismo pertenezco a la parte de la humanidad comedora de hamburguesas que no guardo mi hamburguesa más de lo que se necesita para meterla en la boca y pertenezco definitivamente a los que comen hamburguesas de cualquier cadena.

Pero ¿qué pasa realmente con la hamburguesa de McDonald’s? ¿Contiene la hamburguesa de McDonald’s algún producto que hace que dure más? Y en ese caso, cómo es de beneficioso ‘jamar’ estos pedazos de carne molida?

Todo suena, obviamente, no muy bueno en un primer ‘cavilamiento’.

Ahora el reportero de Serious Eats Kenji J. López-Alt ha examinado cómo es en realidad la historia. Su prueba fue extensa y cuidadosa donde entre otros trató de comparar una hamburguesa comprada de McDonald’s con una que él mismo la había preparado.

Cuando Kenji J. López-Alt probó el cocinar su propia hamburguesa del mismo tamaño que la que se puede comprar en McDonald’s, resultó que tampoco se podría a pesar de que estuvo al aire libre bastantes días. Un intento de excluir la sal en la hamburguesa no hizo ninguna diferencia. Justamente la sal a veces se ha dado como la causa de que la hamburguesa nunca se pudriría.

Lo único que hizo podrir a la hamburguesa fue el hacerla más gruesa y por lo tanto retener una parte mayor de jugosidad (humedad) en sí misma. J. Kenji López- Alt afirma que una hamburguesa de McDonald típica pierde el 93 por ciento de su humedad en los primeros tres días. Esto reduce la posibilidad de crecimiento de hongos y bacterias. Se vuelve simplemente demasiado seca.

Para una Quarter Pounder, que es mucho más gruesa, se necesitan siete días para perder tanta humedad. Y durante ese tiempo el moho ha tenido la posibilidad de crecer. Si Karen Hanrahan hubiese guardado una hamburguesa así en casa el resultado hubiese sido otro completamente diferente.

Mientras que las hamburguesas pequeñas estén expuestas, el moho no tiene ninguna posibilidad. Si por el contrario se mete la hamburguesa en una bolsa de plástico viene el moho como una carta en el correo.

La conclusión fue que una hamburguesa de McDonald’s, o de cualquier otro lugar, no se pudre, siempre y cuando sea lo suficientemente pequeña (delgada) y tenga una superficie lo suficientemente grande. Entonces le da tiempo a la humedad de evaporarse y el moho no tienen oportunidad de crecer.

Así que no hay conservantes secretos en las hamburguesas de McDonald’s.

Y como señala J. Kenji López-Alt. Es cortando la carne en rebanadas finas que luego se pueden secar. Algo que la humanidad lo ha sabido desde hace unos pocos miles de años. [dn.se/nyheter/sverige/myten-om-hamburgaren-som-aldrig-ruttnar]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*