El éxito de Brasil no para todos

¿Es la historia del éxito de Brasil un mito? Copa del Mundo en 2014 y Juegos Olímpicos de verano en 2016 son dos ejemplos de cómo el mundo ha demostrado que cree en el país. Sin embargo, las estadísticas económicas revelan que el brasileño sigue siendo más pobre que el ciudadano promedio del mundo.

Favela_Jaqueline_(Vila_Sônia)

– Todo lo positivo que se dice sobre la economía de Brasil puede irritarme. Aquí voy yo en el paro y no recibo ayuda del gobierno al que el resto del mundo celebra, dice Gabriela Costa en la ciudad industrial de São José dos Campos, a poco más de una hora en autobús en las afueras de São Paulo.

sjc1

Sobre todo es la industria del automóvil fuerte en la zona, donde Gabriela Costa, 36, trabajaba como analista financiera para el fabricante de aviones brasileño Embraer, pero fue despedida en febrero de 2009, después de la crisis global financiera.

embraer embraer_

En total, casi 4.000 personas tuvieron que abandonar la compañía en São José dos Campos. Desde entonces, ha vendido su coche y sobrevive gracias a sus padres, con los que vive desde su divorcio hace tres años.

– Por suerte no tengo hijos por los que asumir la responsabilidad, dice ella.

Sao-jose-dos-campos-SP

No es difícil ser atrapado en el optimismo sobre la economía brasileña al mirar las estadísticas. Muchos números han ido en la dirección correcta en los últimos años. El PIB  se espera aumente en torno al diez por ciento en 2010. Brasil es visto como uno de los mejores ejemplos de América Latina. los pequeños ahorradores en Suecia, reciben a menudo la recomendación de invertir su dinero en fondos de crecimiento que invierten en la nación amazónica. En la zona de São Paulo es claro cómo la economía está en auge, sin embargo, es precisamente ahí donde hay mayor insatisfacción con el gobierno de ese país.

Todo podría hacerse mucho mejor , dice Gabriela Costa.

Durante los casi ocho años del Presidente Lula da Silva en el poder, la pobreza se ha reducido a la mitad. Menos del diez por ciento de la población vive en la pobreza extrema, según la institución gubernamental Ipea. La mitad de esta mejora se debe al aumento del salario mínimo y reducción del desempleo de los menos privilegiados, la otra mitad al enorme sistema de subsidios del régimen del gobierno de izquierda, Bolsa Família, que se ha convertido en la apuesta más visible de Lula como presidente.

bolsa_familia_ bolsa-familia1

Aproximadamente doce millones de las familias más pobres del país reciben el equivalente de 800 coronas suecas cada una por mes (unos 85 euros) a condición de ‘poner’ a sus hijos en la escuela. El sistema se estima en las partes más pobres de Brasil, pero la mitad de la población, la que no votó por la candidata Dilma Rousseff en las elecciones presidenciales, son muchos críticos de la “respiración artificial” que el sistema supone.

Es el camino equivocado. Ahora la gente tiene hijos para recibir dinero. Hay que enseñarles a pescar y no darles pescado, dice Costa.

Por su parte, tuvo un subsidio de desempleo de alrededor de unos 300 euros por mes durante los primeros seis meses sin trabajo, pero hoy no recibe un duro del estado.

Tiene dificultades en asimilar eso de que Brasil va tan bien.  ¿A dónde va a parar en ese caso todo el dinero? Son pocos los países emergentes en el mundo que tienen una presión fiscal así, aun y todo, las inversiones estatales son mínimas. Expertos optimistas anteriormente creen que hay muchos momentos de preocupación en la economía brasileña.

Se ha mirado ciegamente al buen desarrollo relacionado con la disminución de la pobreza, fuerte alza del PIB y nuevos hallazgos de yacimientos de petróleo que supondrán una quinta parte de la economía del país en el futuro.

mapa_bolsa_familia

Al mismo tiempo, tiene el gobierno que desembolsar enormes sumas de dinero si se quiere poder continuar con la Bolsa Familia y cubrir los pagos de pensiones a una población cada vez más vieja. Otros momentos de preocupación son el sobrevaluado Real y las altas tasas de interés del banco central de más de un diez por ciento.

Rousseff, quien se hace cargo de la presidencia de su colega Lula a finales de este año, tiene un montón de hilos a sostener si quiere mantener el optimismo que ha burbujeado acerca de Brasil en el mundo.

Copa del Mundo en 2014 y Juegos Olímpicos en 2016 limitan también su radio de acción. La seguridad y la infraestructura deben ser lo primero, si el país quiere poder ofrecer exitosos festivales de deporte. 

Si se pregunta a la gente acerca de cuál es el mayor problema del país, a menudo se obtiene la misma respuesta.

-La formación debe ser mejorada. Estamos muy por detrás de Chile y Argentina, dice Grabriela Costa.

Por su parte, se mudará al extranjero si no puede encontrar un trabajo pronto. Pero primero que todo le gustaría quedarse en la ciudad industrial de São José dos Campos. [edición impresa de gp.se/”Brasiliens framgång inte för alla”/8/nov/2010]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*