Atenas a la caza de los evasores de impuestos

Caza de impuestos en Grecia

La nueva cara de la deuda. Exigencia de fuerte consolidación fiscal en Grecia ha puesto a las autoridades a ‘pasar la aspiradora’ por el país a la caza de activos ocultos.

Hasta ahora nadie en Grecia se atrevió a tocar a los ricos.” Somos los primeros en perseguirlos, dice Ioannis Kapeleris que lidera la caza de los evasores de impuestos. La policía fiscal ataca ahora contra médicos y abogados ricos que declaran cero a Hacienda. Pero también contra pequeños autómomos que hacen trampa con los impuestos.

Atenas contra los estafadores

Grecia, que fue primera en la crisis del euro es obligada a nuevas austeridades. La economía retrocede más de lo esperado y las finanzas estatales se descarrilan. Ahora declara el primer ministro Papandreou guerra contra los evasores de impuestos y un estado derrochador. Svenska Dagbladet ha visitado el país en el que la economía sumergida equivale al 30 por ciento del PIB.

¿De qué se trata la cosa?

Grecia se vio afectada primero cuando la tormenta azotó la zona euro y expuso sin piedad las deficiencias de los países sudeuropeos llamados los países PIGE (PIGS) – Portugal, Italia, Grecia y España.

Un paquete de ayuda de 110 mil millones de euros de la UE y el FMI fueron conectados a un duro paquete griego de ahorro que ahora golpea contra el crecimiento y el empleo.

A raíz de la crisis financiera y austeridades se encoge este año la economía griega un 4,2 por ciento después de un déficit del 2 por ciento el año pasado. El próximo año retrocederá la economía probablemente alrededor de un 3 por ciento, según el presupuesto del gobierno.

En comparación con las cifras que se presentaron junto con el paquete de rescate de la pasada primavera, Grecia ha caído aun más profundo en la crisis.

También el déficit presupuestario para 2009 es mayor que lo anteriormente contabilizado.

greece_google_earthOriginalmente, Atenas había contabilizado un negativo de un 3,7 por ciento que después de las elecciones el otoño pasado subió nada menos que a todo un 13,7 por ciento y ahora se ha fijado en un 15,4 por ciento.

– La corrupción y el nepotismo han costado miles de millones a Grecia, admitió a principios de este año el primer ministro Giorgos Papandreou y se comprometió a crear una Grecia más transparente y moderna.

Él tiene un plazo de tres años. Entonces se acaba el paquete de ayuda.

Kostas Arvanitis se lanza sin miedo al tráfico rugiente, levanta una señal de alto al aire y señala a pararse a una camioneta que se detiene a un lado de la carretera.

– Documentos, gruñe el policía fiscal de 50 años.

Kostas Arvanitis lleva gafas oscuras y bigote de morsa. Ha sido inspector de Hacienda desde hace 27 años y ahora es jefe de un grupo especial de trabajo de la unidad del gobierno para la delincuencia económica.

Esta mañana ataca el grupo cerca de la estación de aduanas de la autopista en la ciudad de Elefsina, unas decenas de kilómetros al sur de Atenas. Cuidadosamente son controlados los manifiestos de carga, documentos de registro y datos de la empresa.  – Qué pasa con estos bienes?

Kostas Arvanitis busca irritado entre grandes quesos de leche de oveja en la caja del camión y compara con los papeles de carga. Un olor agrio de productos lácteos nos golpea.

– No están registrados, dice por último e insta bruscamente al conductor a que le acompañe al coche de la policía fiscal en el que sus colegas ya están esperando.

El capó se transforma en una oficina móvil. Formularios con sellos fiscales se rellenan, datos se comprueban con el móvil y finalmente el propietario firma que es consciente de las acusaciones de evasión fiscal y se le informa sobre las posibilidades de apelación.

– Será una multa de por lo menos de unos 2.000 euros, dice Kostas Arvanitis. Pero el dinero no es el factor decisivo. Lo importante es que la gente entienda que Grecia no puede continuar como lo ha hecho durante años.

Lo que quiere decir es una Grecia donde el fraude se considera un deporte nacional. Una actividad a la que prácticamente todos se dedican. Taxistas que no dan recibos, pacientes que dan “regalos” a médicos, artesanos que trabajan negro, empleados del sector público que reciben pequeños sobres con dinero a cambio de permisos de construcción o abogados que reciben sus honorarios en efectivo.

Se trata de un sistema y una mentalidad que impregna toda la sociedad. Según Transparency International, la organización que identifica a la corrupción, es Grecia actualmente el más corrupto de los 27 países miembros de la UE. Entre 180 países encuestados en todo el mundo cayó Grecia este año siete puestos abajo al puesto 78, peor que Ruanda, Botsuana y Namibia.

aten1En el cuarto piso de un edificio de oficinas grises a lo largo de la fuertemente traficada calle Piraeus en Atenas reina Ioannis Kapeleris. Es jefe de la unidad del Departamento de Finanzas para delincuencia económica y financiera, nombrado por el primer ministro Giorgos Papandreou y equipado con poder y autoridad como muy pocos en el aparato estatal griego.

Para su ayuda cuenta con 1.300 inspectores fiscales que persiguen a médicos, abogados, arquitectos, navieros y empresarios que esconden sus fortunas y hacen cualquier cosa para evitar el pago de impuestos.

– Es la primera vez que golpeamos seriamente contra estos ricos. En el pasado nadie se atrevía a tocarlos, dice Ioannis Kapeleris, un hombre corpulento y camisa desabrochada que se sienta detrás de un escritorio gigante lleno de teléfonos.

– El problema, dice, es que Grecia es un país pobre con muchos ricos que mantienen un perfil bajo para no ser descubiertos.

Esto ha funcionado bien durante años. Pero la crisis financiera ha obligado a Grecia a hacer frente a sus problemas financieros y enderezar la economía antes de que el paquete de apoyo multimillonaro de la UE y del Fondo Monetario Internacional expire de aqui a tres años.

– Por eso hemos pasado a hacer uso de métodos algo menos convencionales, sonríe Ioannis Kapeleris.

Con la ayuda de Google Earth, los cazadores de impuestos han ‘zoom’-ado en las villas de los ricos suburbios al norte de Atenas y descubierto cientos de piscinas no declaradas que no son visibles desde la calle. Del mismo modo, yates de lujo en los puertos deportivos gigantes fueron detectados, la mayoría registrados en Bahamas o Panamá y propiedad de ”limited liabilities companies” anónimas.  Se han enfocado también en Ferraris, Maseratis y otros vehículos de lujo estacionados fuera de discotecas y ahora registrados por los inspectores fiscales. 

athens_poolsEl primer grupo de sospechosos evasores de impuestos que fueron objeto de las inspecciones de Kapeleris fueron los médicos privados en el barrio noble de Kolonaki. Muchos de ellos declararon el año pasado ingresos de tan sólo unas pocas decenas de miles de euros. Alrededor de 30 estaban por debajo del límite de impuestos y estaban totalmente exentos de impuestos. Aún así poseían coches, barcos, casas o apartamentos caros en el corazón de la ciudad.

– Localizamos toda su economía en su conjunto, sin que ellos sospechen de nada. Después tocamos a la puerta y los enfrentamos a ellos con los hechos, cuenta el jefe superior de cazadores de impuestos de Grecia y aparenta infantilmente encantado.

Desde que comenzó la caza se han impuesto multas por fraude fiscal por valor de 3 mil millones de euros. Cuentas bancarias en Suiza y Liechtenstein han sido revisados y las autoridades de finanzas han recibido  unos 18.000 informes de chivatos. Aun así  es sólo una gota en el océano.

– Partimos de que la economía negra representa a un 30 por ciento de la economía griega en su conjunto, dice Ioannis Kapeleris. Una economía que el año pasado valía € 233.000 000.000.

Para el primer ministro Papandreou es la caza de impuestos una cuestión de supervivencia política. Hasta el momento cuenta con el apoyo de la población. Pero hay un descontento hirviente que rápidamente puede convertirse en ira y paralizar todo el país – a menos que pueda demostrar que las medidas draconianas de la política de austeridad afectan a toda la sociedad, no sólo los asalariados.

greece-taxGrecia se encuentra ahora bajo la supervisión de la llamada ‘troika’, la Comisión de la UE, el Banco Central Europeo y el FMI, que la primavera pasada aprobaron un paquete de 110 mil millones de euros durante tres años. Esto después de que Atenas tuvo que admitir que el déficit presupuestario en 2009, de hecho, era de un 13,6 por ciento, no de un 3,7 por ciento como se informó anteriormente a la UE. Esa cifra se ha revisado al alza esta semana aún más: a un 15,4 por ciento.

El precio que Atenas tuvo que pagar fue alto. Hasta el 2013, tendrán que poner en práctica ahorros y mejoras en los ingresos que representen un 11 por ciento del PIB. Cada paso y acción son examinados detalladamente por la Troika, y sólo entonces serán concedidos pagos parciales.

Los salarios en el sector público se han reducido en un 15 por ciento y las pensiones en un 10 por ciento. El IVA se ha aumentado de un 19 por ciento al 23 por ciento. Los gravámenes sobre la gasolina y el alcohol se han incrementado de forma chocante. Y en todo el sector público reina el ‘stop’ de empleos y horas extras.

Pero aún así no es suficiente. Cuando el gobierno el jueves presentó su proyecto de presupuesto para el 2011 estaba vinculado a nuevas duras restricciones. El déficit presupuestario se deberá reducir ahora a 5 mil millones de euros en vez de 1,5 mil millones de euros. En la asistencia sanitaria deberán ahorrarse cerca de 2 mil millones de euros. Al mismo tiempo encoge el próximo año más de lo esperado, alrededor de un 3 por ciento en lugar del 2,6 por ciento.

En las calles de Atenas son las consecuencias evidentes en todas partes. En carteles de color amarillo pegados en los establecimientos comerciales cerrados, dice “Enoikiazetai,” se alquila. La organización ESEE prevé que una quinta parte de las tiendas están en riesgo de ir a la quiebra.

Steios Kidonakis, que lleva un garaje en el centro de Atenas, ve a diario cómo la crisis se está extendiendo. Antes era su garaje una zona solicitada para cualquier persona que fuese de compras. Hoy casi siempre está casi vacío.

– Las ventas han caído un 60 por ciento este año. Un mes o dos más aguanto para no ir en quiebra.  Luego, sólo queda cerrar, suspira y se retira a su oficina en la que no hace mucho tiempo había una actividad frenética.

En una encuesta reciente llevada a cabo por la Universidad de Atenas, declaró recientemente el 90 por ciento de los encuestados en la región de Attica, incluida la capital Atenas, que han reducido los gastos para la alimentación. Un 55 por ciento dijo que los familiares les habían pedido dinero prestado, un 35 por ciento había vendido objetos que habían heredado y un 8,7 por ciento había recibido por primera vez  asistencia social o apoyo de organizaciones no gubernamentales.

Tomamos el coche a Perama a las afueras de la ciudad portuaria de Piraeus. Es un viaje fantasma a través de instalaciones industriales abandonadas, fábricas de cemento cerradas y pequeños astilleros con naves que hacen eco. Astilleros que se especializaban en reparación y mantenimiento y eran contratados en el pasado por navegantes griegos, pero que hoy ya no son competitivos.

En un destartalado cobertizo en el astillero se encuentran sentados una docena de hombres con las manos callosas. El humo del cigarrillo está como una pesada nube sobre el escritorio y sillas a lo largo de la pared. Spyros, de 48 años, está absorbido en sus pensamientos. Después chupa una unda calada al cigarrillo y comienza a contar.

– No hace mucho tiempo éramos unos 5.000-6.000 las personas que trabajábamos aquí. Hoy no somos más de 500-600, dice. Los trabajos comenzaron a desaparecer hace ya varios años. a crisis financiera y las restricciones sólo aceleraron la muerte de las empresas.

Spyros,que es soldador,ha estado en el paro durante 14 meses. Mi amigo Menalaos, de 42 años, fue despedido hace 18 meses y ahora vive en casa con su padre, que tiene una pensión de poco más de unos 700 euros. Él mismo tiene subsidio social que es apenas suficiente para comprar alimentos.

Fuera del cobertizo chavola, a donde muchos de los trabajadores de los astilleros desempleados vienen con la esperanza de un trabajo como jornaleros, hay un viejo casco de buque oxidado. Es como un monumento a una economía que durante mucho tiempo se olvidó de invertir y que hoy es irremediablemente anticuada.

at3

El futuro, ¿cómo se ve? ¿Cómo va Grecia a levantarse de la crisis de la deuda y al mismo tiempo construir una economía competitiva? El gobierno de Papandreu ha puesto en marcha un programa de reestructuración con reducción de impuestos a empresas, privatizaciones y simplificación de las normas para fundadores de empresas. Pero muchos creen que las ambiciones son demasiado bajas.

– Necesitamos medidas más radicales, sugiere el premio Nobel de economía de este año Christopher Pissaridis, que advierte que los ingresos de los griegos rápidamente caerán a un 72 por ciento de la media de la UE por el 95 por ciento de hoy, si el gobierno no cambia de curso.  

Pissaridis exige entre otros que el impuesto de las empresas se reduzca del 24 por ciento a un 10 por ciento y que el empleo en el sector público se reduzca a 700.000 de los 1,1 millones de empleados de hoy. De lo contrario, advierte, habrá una oleada de quiebras y el desempleo se esparcirá todo el país.

Zirganos Nikolaos se muestra escéptico con respecto a las posibilidades de Grecia. Él trabaja en el periódico semanal Kyriakatiki EleftherotypiaΕλευθεροτυπία | Απογευματινή Αδέσμευτη Εφημερίδα y es un reportero político endurecido que ha descubierto muchos escándalos políticos.

El capitalismo griego no es igual al del resto de Europa. Hemos tenido guerras continuas, una dictadura de generales y sólo un breve período de estabilidad. Esto ha caracterizado a los hombres de negocios del país que preferiblemente toman su dinero y lo llevan al exterior o invierten en buques u otros activos que pueden ser retirados rápidamente cuando la cosa se pone inquieta.

Nikolaos Zirganos nos lleva en un recorrido por los suburbios del norte que trepan por las colinas a las afueras de Atenas, a Kifissia y Ekali donde las familias de armadores, políticos y  médicos y abogados bien conocidos viven en casas enormes detrás de altos muros. Por las calles conducen jeeps de empresas de seguridad privada. Discretas señalizaciones indican el camino a clubes de tenis y restaurantes tradicionales.

Para los que viven aquí la crisis es algo sobre lo que se lee en los periódicos. Pero para la gente común empieza a doler en serio cuando la tasa de desempleo se arrastra ahora hacia un 15 por ciento, la economía este año retrocede a un 4,2 por ciento y el déficit presupuestario deberá ser presionado a menos del 3 por ciento durante un período de tres años.

Lo que ahora está sucediendo no es más que un preludio, cree Nikolaos Zirganos. No es hasta el próximo año y el año después que el destino de Grecia se decide. Entonces tenemos que reformar la economía y recuperar la confianza de los mercados y al mismo tiempo evitar una crisis social y política.

La pregunta es, en otras palabras, ¿qué ocurre cuando el apoyo de la UE y el FMI expiren y Grecia vaya a salir ‘afuera al frío’ otra vez. ¿Está(rá) el país entonces listo para valerse por sí mismo? ¿O está de vuelta al punto de partida? [e24.se/makro/varlden/aten-mot-fifflarna]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*