Tortuga con ruedas a la venta

La dueña de la tortuga Mimmi, Mónica Sjödahl, quiere dar a su querida mascota un nuevo hogar donde pueda rodar libremente. Ahora se vende la tortuga Mimmi en el sitio web líder de compra-ventas de Suecia, Blocket.se.

TORTULa bebé tortuga Mimmi fue golpeada y mordida – tan mal que perdió sus piernas traseras y fue hospitalizada. Pero la dueña Monica Sjödahl lo resolvió – con ruedas de juguete. Ahora está la tortuga rodadora Mimmi a la venta.

“Handikappad landsköldpadda” (“Tortuga minusválida”) pone en el anuncio de ventas en el Blocket.se. Pero detrás de la imagen de la pequeña ‘dama tortuga’  con ruedas de apoyo se escuende una larga historia.

Mónica Sjödahl, de 58 años, de Estocolmo, compró Mimmi hace seis años en una tienda de animales en Holanda – para hacer compañía a la tortuga macho de la familia Lucas.

Pero la amistad entre la pequeña y el grande no resultó como se lo habían pensado.

– Se montó sobre ella. Después de un tiempo se convirtió en agresivo y comenzó a morderla en la cáscara y en las patas de forma que comenzó a sangrar. Entonces tuvimos que separarlos.

Pero Minnie no se puso mejor. En vez de eso perdió peso y dejó de moverse. Fue ingresada en un hospital veterinario y fue tratada por fractura de pelvis.

TORTUGAAl final, perdió sus dos patas traseras.

– Se arrugaron y cayeron.

Entonces se decidió la familia por luchar por Mimmi.

– Una pequeña bebé que ha sido maltratada así. Asumimos la culpa porque la habíamos colocado junto con Lucas, dice Mónica Sjödahl.

Ella recordó en su mente una fotografía que había visto que representaba una tortuga con dos ruedas. El veterinario se aferró a la idea de inmediato.

Un coche de juguete fue roto y apartaron el eje de las ruedas. Después pegó el veterinario las ruedas en el abdomen de Mimmi.

– Mimmi comenzó a moverse directamente. Nosotros, y todos en la sala de espera, nos reímos de forma que casi estuvimos a punto de morir.

Pero ahora – cinco años después – Mimmi está a la venta. La tortuga ha vuelto a ser víctima de más sinvergüenzas.

– Tenemos tres gatos en casa y usan a ella como un juguete tan pronto como ella está ahí fuera y se mueve. Quiero que Mimmi pueda moverse libremente fuera de su ‘terrarium’, dice Monica Sjödahl. [aftonbladet.se/nyheter/article7870404.ab]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*