¿Son las socialdemocracias mejores para la salud que las dictaduras derechistas?

dUn estudio de la Universidad de Michigan ha determinado que la longevidad aumentó con más rapidez bajo los gobiernos derechistas del sur de Europa que bajo las socialdemocracias en los países nórdicos.

El estudio, que se publica en la revista de revisión por pares Social Science & Medicine, examinó los cambios en los patrones de longevidad de ocho países europeos entre 1950 y 2000. Los países estudiados fueron Islandia, Noruega, Suecia, Dinamarca, Finlandia, Grecia, Portugal y España.

Los cinco países nórdicos se contaron entre las economías de mercado más ricas en Europa durante el período estudiado, gobernadas mayormente por coaliciones de centro o centro-izquierda incluidos partidos socialdemócratas, y que ofrecían generosos beneficios de salud y asistencia social a todos sus ciudadanos. Por contraste, los tres países europeos del sur estudiados se contaban entre los más pobres de Europa, con sistemas de previsión social fragmentados y muchos años de gobierno militar o autoritario.

“A pesar de las diferencias socioeconómicas y políticas y una brecha muy ancha en 1950 entre los cinco países nórdicos y los tres sureños en los niveles de salud, hacia 1970 la expectativa de vida al nacer había convertido”, dijo José A. Tapia Granados, investigador del Instituto de Investigación Social (ISR por su sigla en inglés) de la UM, y autor del estudio.

“Los avances en longevidad en Portugal y en España fueron casi tres veces más grandes que los de Dinamarca, y casi el doble de los de Islandia, Noruega y Suecia”, añadió. “Estas conclusiones plantean serias dudas acerca de la creencia de que el tipo de régimen político y el nivel de gastos en la asistencia de la salud ejercen influencias mayores en la salud de la población”.

Identificar las causas de los efectos a corto o largo plazo sobre la salud de la población no es una tarea fácil, indicó Tapia. Numerosos factores pueden ser responsables por los avances en longevidad en España Grecia y Portugal durante los cincuenta años del período estudiado. Estos incluyen mejores prácticas de higiene, avances en la educación, el uso generalizado de las vacunas y los antibióticos, mejoras en las infraestructuras sanitarias y aumento de la ingesta calórica. Pero dado que los tres países nórdicos ya estaban mejor en todos esos factores, apunta tapia, esos factores no explican el avance más rápido en los países del sur.

Un límite biológico a la longevidad humana podría explicar la convergencia. Sin embargo la mayoría de los demógrafos no cree que haya tal límite, dijo Tapia. Además, los datos muestran que en Dinamarca, por ejemplo, la mortalidad de los ancianos en años recientes es significativamente más alta que en los otros países incorporados en el estudio.

El artículo sugiere algunos factores que podrían explicar por qué los cinco países nórdicos experimentan avances más lentos en la expectativa de vida. Por ejemplo, durante los años 1950 y 1960 el consumo de tabaco era en Dinamarca tres o cuatro veces mayor que en España y Portugal. Asimismo, la dieta mediterránea con bajo contenido de calorías y alto contenido de vegetales, prevaleciente en los países del sur, es otro factor que se sabe que promueve la buena salud.

“También podría ser porque las condiciones de trabajo en los países nórdicos son más estresantes dado que los mercados laborales allí son más flexibles”, dijo Tapia. “Esto significa que los trabajadores pueden ser despedidos más a menudo, lo cual tiende a asociarse con peores condiciones de salud. Un nivel reducido de apoyo social debido al tamaño más pequeño de las familias nórdicas también podría ser un factor que promueve la salud en los países del sur, donde las familias son más extensas”. […] [umich.edu/Es/news/10/pr100706.php]

En Inglés

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*