Primer banco de sangre canina

  • En el primer año se han recibido 200 donaciones de perro

  • El laboratorio, que dirige Alfredo Montoro, ofrece al dueño de la mascota un análisis completo que garantiza su estado de salud

  • El animal debe pesar 25 kg. como mínimo para ser donante 

sangreDe casta le viene al galgo. El refrán encaja como un guante para explicar la génesis del primer Banco de Sangre Canina LAMB de la Comunitat Valenciana y primero de titularidad privada que se abre en España, ya que el impulsor de la idea, Alfredo Montoro Botella, es nieto del médico que, en 1930, fundó el primer Banco de Sangre de Valencia y realizó la primera trasfusión, Juan Montoro.

La iniciativa surgió por un pequeño azar del destino en un familiar de analistas clínicos de larga tradición cuando la perra de la casa, Curra, una bullmastiff labrador de tres años, ingirió matarratas accidentalmente y enfermó de gravedad. Su tratamiento y mejoría pasaba por una necesaria trasfusión de sangre, dificilísima de localizar en España incluso para los miembros de una saga que desde hace tres generaciones se dedican a cometidos sanguíneos.

Encontrar la bolsa de sangre canina fue toda una peripecia pero, precisamente, fueron esas trabas las que alumbraron el “eureka” que dio lugar a esta iniciativa pionera. El episodio vivido con Curra fue el empujón definitivo a un proyecto que Alfredo Montoro padre llevaba en la recámara desde hace tiempo.

“Somos los primeros y únicos”, expresa con contenida satisfacción Alfredo Montoro Botella, que indica que el Banco de Sangre Canina ha nacido como una rama de análisis clínicos del Laboratorio de Doctor Montoro, primera autoridad en sangre de la Comunitat Valenciana por tradición y acervo.

A punto de cumplir un año, el Banco de Sangre Canina ha generado muchísima demanda. “Para cualquier traumatismo o cirugía se necesita sangre para trasfundir”, explica a Levante-EMV el gerente de la empresa y médico analista como sus antecesores, Alfredo Montoro Botella, que indica que además de los pedidos de Valencia han enviado sangre a Badajoz, Ciudad Real, el hospital veterinario de Murcia…

Para conseguir donantes, el laboratorio ofrece al dueño de la mascota un chequeo completo y gratuito -valorado entre 70 y 100 euros– que permite conocer el estado de salud del animal, necesario, por otra parte, para asegurarse que la sangre extraída carece de agentes infecciosos.

A la pregunta de si la sangre de un gran danés sirve para un pequinés, la respuesta es afirmativa. Tanto en las trasfusiones caninas como en las humanas la sangre no sabe de razas ni de etnias, sino de compatibilidad, si bien es cierto que para que un perro sea donante debe pesar 25 kilos. […] [PILAR G. DEL BURGO/ Primer banco de sangre canina – Levante-EMV]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*