Vuelve Gordon Gekko

Retorno. En “Wall Street 2”, que se estrena el viernes, el actor encarna otra vez a un personaje polémico. 

wall_street_money_never_sleeps_ver2Se trata de una secuela probablemente inevitable, o por lo menos intelectualmente justificada, y no provocada por un mero cálculo comercial. Veintitrés años después de la original “Wall Street”, Oliver Stone retoma el tema y a Michael Douglas.

No es difícil entender que Wall Street, el dinero nunca duerme es la respuesta personal de Stone a la crisis financiera mundial, varios de cuyos responsables se ubican obviamente en la Bolsa neoyorkina. Si el film original, en el que también actuaban Charlie y Martin Sheen, debía ser entendido como una puesta en causa de los manejos de las altas finanzas en tiempos de Reagan, no es difícil imaginar que esta vez el objetivo es reflexionar sobre las irresponsabilidades que condujeron a la catástrofe (de la que Estados Unidos no termina de recuperarse) de los últimos años de Bush.

Y era acaso no menos inevitable que, como imagen arquetípica de ciertos manejos turbios, reapareciera Gordon Gekko, el “genio del Mal” que Michael Douglas interpretara en la película anterior y que repite aquí. Stone ha vuelto a convocar también a Charlie Sheen para formar parte de un elenco en el que también figura gente que no estuvo antes (Shia La Beouf, Carey Mulligan, Susan Sarandon).

La acción del film arranca cuando Gekko sale de la cárcel tras purgar una sentencia de veinte años por algunas de las atrocidades perpetradas en la película anterior. Nadie lo espera, su hija (Mulligan) no le habla, y solamente se pone en contacto con ella cuando el novio de ésta (La Beouf) fuerza un reencuentro.

Ya se sabe que al director Stone le gustan los temas polémicos, desde la revisión de Vietnam que trató en Pelotón, Nacido el 4 de julio o Entre el cielo y la tierra, hasta el intervencionismo norteamericano en Centroamérica de Salvador, las oscuridades políticas en JFK, Nixon y W, la violencia mediática de Asesinos por naturaleza o la reflexión sobre el poder que corrompe en Alexander. Es por cierto un irregular, dato que consta en sus oscilaciones entre la excelencia (JFK, pese a su exceso de especulaciones) y la torpeza (Asesinos), para no decir nada de las adulaciones castrochavistas de Comandante y Al sur de la frontera (como documentalista, resultó más interesante su incursión en el conflicto palestino-israelí de Persona no grata), y puede ser también un director de mano pesada (gente que se grita cosas en pantalla ancha). Pero casi siempre hay en su cine un filo cuestionador que invita a la reflexión, y eso sirve aunque se discrepe con él.

En ese sentido, Wall Street, el dinero nunca duerme, cuyo estreno mundial se producirá el próximo viernes, puede constituir un reencuentro con el Stone más comprometido y vital, y cabe esperarla con una cuota de interés previo. Las opiniones de la crítica que la ha visto en Cannes o en `avant premiére` han sido muy mezcladas, desde la afirmación de que se trataba de una película “divertida e innecesaria” (nota del Chicago Tribune) hasta que “tenía algo nuevo para decir” (Hollywood Reporter).

 

El director ha descrito su película como “un drama familiar, un drama sobre padres e hijos”. En su visión del tema, la joven pareja integrada por Mulligan y LaBeouf se verá de alguna manera “contaminada” por el germen de Gordon Gekko. “Esta joven pareja es el centro moral, y como tal serán probados a lo largo de la historia”, afirma el cineasta. Douglas comparte el punto, señalando además que recién al final del film podrá saberse si su personaje realmente puede cambiar, o sigue siendo el mismo de siempre.

ADMIRACIONES. A Douglas, que actualmente pelea contra un cáncer a la garganta que puede dejarlo sin habla, le molesta que haya gente que considera a Gekko “un ídolo”. En su visión (y la de Stone) se trata en cambio de una representación del lado más oscuro y salvaje del capitalismo. Para confirmar el punto basta recordar dos líneas de diálogo que le adjudicaba al personaje el film de 1987. Una de ellas rezaba: “El punto, damas y caballeros, es que la avaricia, por falta de una palabra mejor, es buena”. Y ahí va la otra: “Si necesitas un amigo, cómprate un perro”. Pese a ello (o quizás por ello) el personaje ha generado una especie de culto, especialmente en las escuelas de economía del mundo, lo que acaso diga algo sobre el cine pero en todo caso dice mucho sobre cómo funcionan las escuelas de economía.

Douglas no tiene dudas al respecto: “Teníamos claro que Gordon Gekko iba a resultar un personaje llamativo, porque es intenso, incorrecto, pero nunca nos imaginamos que iba a ser un modelo a seguir por los estudiantes de economía de ese entonces, gente que actualmente son los gerentes y jefes de varias compañías. Me molesta que vean a Gordon Gekko como un ídolo. Y la avaricia de Gekko no ha sido detenida; todo lo contrario, se ha vuelto algo legalmente aceptable”. […] [GUILLERMO ZAPIOLA/elpais.com.uy/100919/pespec-516169/espectaculos/vuelve-gordon-gekko]

 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*