Pornografía infantil y ciberacoso

Principales delitos informáticos que se cometen contra menores de edad

p

Los padres deben estar atentos antes cualquier cambio de comportamiento de los niños, mientras navegan en la red.

No es un secreto. Internet es una herramienta indispensable en la vida de un niño. Actualmente los pequeños son usuarios nativos; nacieron en una época donde este elemento es indispensable para realizar cualquier actividad y, aunque existan riesgos a la hora de utilizarlos, es imposible prohibirlo. Según datos recopilados por Red PaPaz, basados en estudios de la Kaiser Family Foundation, el Foro de generaciones interactivas y la encuesta del consumo cultural del Dane del 2008, los menores de edad están siendo equipados por sus padres con todas las Tecnologías de la información y de la comunicación (TIC).

“Los adultos les brindan a sus hijos prematuramente estos elementos. De ahí, la importancia y su responsabilidad de acompañarlos”, explica Viviana Quintero, coordinadora del área de Nuevas tecnologías de Red PaPaz.

Otro factor importante es que el acceso a las TIC, por parte de los niños y los jóvenes, ha aumentado significativamente. Por ejemplo, en el 2004, el 18 por ciento tenían iPod y mp3; en el 2009, esta cifra aumentó a un 76 por ciento. Además, “los niños son precoces. Tienen una manera muy ágil de apropiar ese conocimiento”, dice Quintero. En este caso, lo más importante es la seguridad que brindan los padres cuando permiten el uso de Internet, pues son ellos quienes, en un principio, equipan al menor con artefactos como el computador, el teléfono celular, entre otros elementos que facilitan su uso.

Riesgos latentes

El patrullero Jeffer Ruiz Leal, investigador de la dirección de investigación criminal en el Grupo de investigaciones tecnológicas de la Dirección de Policía Judicial (Dijín), coincide en que factores como la facilidad del acceso a Internet, el bajo costo de los equipos tecnológicos y la capacidad de los delincuentes para atentar contra los menores de edad hacen que se genere toda clase de delitos informáticos en contra los pequeños. 

Los principales, según el experto, son:

Pornografía infantil: los menores de edad son vulnerados a través de contenidos inescrupulosos, con  fotografías, videos, entre otros materiales, que afectan la integridad del pequeño. 

Ciberacoso: nueva tendencia que se da cuando un menor de edad, que tiene acceso a Internet, se contacta con personas mayores y desconocidas, las cuales lo engañan para conseguir información personal y le hacen peticiones comprometedoras a través de la red. El delincuente, después de grabar, imprimir o fotografiar información de su víctima, lo chantajea para obtener más contactos.

“El fin es extender la red de acoso o que alguno de los niños, por desespero o sumisión, acceda a otro tipo de encuentro, que ya puede ser físico. De ahí se generan otro tipo de sucesos, como desapariciones u otros delitos”, explica Ruiz. Otra variante del ciberacoso es aquella que se presenta con niños de la misma edad. Es una burla constante entre compañeros del colegio que “ha generado que muchos niños sufran de estrés postraumático, deserción escolar o incluso piensen en el suicidio porque no aguantan el rechazo social”, añade. Esta situación permite la creación de perfiles falsos de la víctima para maltratarlo. Se llega a instancias de tipo penal porque se presentan suplantaciones, injurias, calumnias, etc.

Padres, ¡atentos!

Mauricio Jaramillo, periodista de tecnología y conferencista sobre el tema de seguridad infantil en Internet, da algunas pautas sobre cuáles aspectos se deben tener en cuenta a la hora de permitirles a los niños navegar en la red:

1. El primer paso es crear políticas en la casa. Estas deben ser claras: nunca dar datos personales, evitar encuentros con alguien que hayan conocido en la red, evitar entrar a páginas con contenidos inapropiados, etc. No hay que prohibir el uso de Internet. Los padres deben dejar que los niños naveguen, siempre y cuado haya un acompañamiento. Para el patrullero Jeffer Ruiz, esto no es suficiente, ya que cuando los niños no se encuentran en su hogar, pueden acceder a varias páginas, desde el colegio o la casa de un amigo. Por eso, es importante fomentar el diálogo. Que el pequeño hable cuando sienta que algo raro sucede en la red. “Es volverse el confidente de sus hijos para que reciban orientación. Indicarle que no es malo tener amigos en Internet, pero que hay riesgos”, explica.

2. Ubicar el computador en un sitio público.

3. Crear usuarios independientes para cada niño en el computador, programando horas de permiso para navegar, programas que puede utilizar, etc.

4. Crear listas negras o blancas. Las primeras se refieren a sitios no recomendados; la segunda se trata de páginas con contenido sano. El usuario de los más pequeños puede contener listas blancas; pero, con un niño de 10 o 12 años, se pueden usar listas negras (sexo, violencia, pornografía, etc.).

5. El control de usuarios también ayuda a hacer un seguimiento del comportamiento del niño. Si él sufre algún cambio de actitud, puede estar teniendo una mala experiencia en el colegio, en la familia o quizás en la red. De ahí la importancia de evaluar las páginas que visita.

6. Instalar un software de monitoreo pasivo de Internet. Estos, dice el investigador de la Dijín, “guardan un registro de las páginas visitadas, sin violar la intimidad del menor. Y generan cierto tipo de controles de visita a algunas sitios web; inclusive, puede dar alertas a los padres, cuando están en su oficina, o cuando el niño está suministrando datos personales”. […] [Por Karen Johana Sánchez/abcdelbebe.com/etapas/el_nino/36_a_48_meses/la_pornografia_infantil_y_el_ciberacoso_son_los_principales_delitos_informaticos_que_se_cometen_con]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*