‘El Gorila’ – el hombre que hundió el Lehman Brothers

richard-fuldEl 15 de septiembre de 2008 pasó lo que nadie pensó que podría suceder, el Lehman Brothers se declaró en quiebra. El mayor responsable era el director ejecutivo, Richard Fuld, que durante varios años se negó a escuchar las advertencias sobre las actividades de riesgo del banco. Después de la quiebra se convirtió Richard Fuld, que durante su época como director ejecutivo había ganado miles de millones de dólares, en símbolo de la codicia en el distrito financiero de Nueva York.

El último director ejecutivo del Lehman Brothers iba con el apodo de “El Gorila” debido a su estilo duro y ha sido descrito como brutal y amenazante. Él comenzó a trabajar en el banco de inversión americano en 1969 y anteriormente había trabajado como piloto de caza. Pero esa carrera tuvo un repentino final después de que él se lió a hostias con su jefe.

En 1994 asumió el cargo de presidente ejecutivo del Lehman Brothers y mantuvo pues ese puesto hasta el colapso hace dos años.

Después de ‘ponerse con la ropa caliente’ como director ejecutivo, Richard Fuld comenzó en la década de 2000 a tomar cada vez más riesgos. Eran sobre todo préstamos de alto riesgo con bienes raíces como garantía lo que atraía al director general y fue esto en última instancia lo que llevó a la caída del banco de inversión.

El banco ganaba enormes sumas de dinero en– dicho en pocas palabras – comprar este tipo de préstamos, ‘empaquetarlos’ y luego revenderlos. 

Lawrence G. MacDonald, que trabajaba como operador del Lehman Brothers durante este tiempo, escribe en el libro ”A Colossal Failure of Common Sense”, que varios empleados advirtieron a Richard Fuld de sobrecalentamiento en el mercado de la vivienda ya en junio de 2005. Richard Fuld, sin embargo, optó por no escuchar ni entonces ni más tarde, según el libro.

El 2007, un año antes de la quiebra, hizo el Lehman Brothers una ganancia de 4,2 mil millones de dólares. El director ejecutivo Richard Fuld no salió mal parado – su contribución ese año ascendió a casi 160 millones de coronas suecas. Pero a principios de 2008 comenzó a parecer que los días felices de la industria financiera estaban contados.

En marzo de 2008, el banco de inversiones Bear Stearns, que al igual que el Lehman Brothers había trabajado con ‘reempaquetamiento’ de préstamos de alto riesgo, se fue a la quiebra. Esto no pareció preocupar a Richard Fuld que en abril engreídamente declaró que lo peor de la crisis crediticia se había terminado.

Él culpó al llamado ‘blankning’, una manera de hacer dinero en una acción que crees que va a perder su valor, y dijo que era lo que estaba detrás del curso de las acciones de mal desarrollo.

Durante la primavera y verano, sin embargo, habían varios analistas señalado la crítica situación en el banco de inversiones, pero Richard Fuld ponía oídos sordos. Unos meses después, el Lehman Brothers reportó una pérdida trimestral asombrosa de 20 mil millones de coronas suecas.

Durante el verano llegaron informes de que el Lehman Brothers estaba hablando con distintas partes, entre otros el Korea Development Bank, que estaba interesado en comprar el banco. Richard Fuld, sin embargo, debería haber pedido demasiada pasta ya que las negociaciones se cerraron. En su lugar surgió el peor escenario posible para el banco, que suspendió los pagos el 15 de septiembre.

La quiebra del Lehman Brother’s llevó a que gran parte del sistema financiero fue eliminado en los EE.UU. y los efectos se hacen sentir todavía.

Cuando Richard Fuld fue interrogado por el Congreso en octubre de 2008, afirmó que él no era el arquitecto del colapso, sino más bien una víctima.

Las críticas del Congreso contra Richard Fuld, sin embargo, fueron masivas e incluso en los medios de comunicación cuestionaron sus aportaciones fuertemente.

El Financial Times le dio un “precio de ladrón”  por su grandes compensaciones en 2006 y 2007 y CNBC lo colocó en lo alto de la lista de los peores directores ejecutivos en los EE.UU. de todos los tiempos.

Incluso si la quiebra significó grandes pérdidas para Richard Fuld se calcula que habría ganado miles de millones de dólares durante su mandato como director ejecutivo.

A pesar del debacle con el Lehman Brothers no parece actual con un cambio de gremio como lo hizo hace algo más de 40 años. Desde mayo está trabajando “El Gorila” en la pequeña empresa Legend Securities en Nueva York. [e24.se/makro/varlden/mannen-som-sankte-lehman-brothers_2301553.e24]

Fuentes: ABC News, Vanity Fair, el Financial Times, Bloomberg, The Times

 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*