Nederlandse voetbal

Fútbol holandés

¿Hacía falta jugar así?

Esta vez con apoyo del público, Holanda estuvo cerca de conseguir lo que no había podido en 1974 y 1978. Pero en la final mostró un planteo mezquino y violento, en contra del mandato histórico.

Holanda-Espana-Soccer-AP-EFEthaiboxning

El fútbol de Holanda vive horas muy dolorosas. Como en 1974 y 1978, perdió en el último partido la chance de ser campeón del mundo y ahora es el único seleccionado que, después de haber llegado a más de dos finales, nunca pudo levantar la Copa. Pero lo peor no fue la derrota, sino la forma en que se produjo y los métodos que se emplearon en un partido en el que por momentos se bordeó la vergüenza.

Desde el comienzo quedó claro que la apuesta del equipo de Van Marwijk iba más hacia el arco propio que al rival. Un enorme futbolista como Kuyt fue condenado a jugar en muchas oportunidades como segundo lateral por izquierda para tratar de tapar las subidas de Sergio Ramos. Algunas veces pudo, otras no -sobre todo en los primeros quince minutos-, pero lo que aportó en defensa redundó en energía perdida para la generación de juego. Algo parecido ocurrió con Sneijder, uno de los goleadores del Mundial, demasiado dedicado a la contención.

Más allá del legítimo aunque poco vistoso planteo, lo más grave fue la propensión al juego brusco de los jugadores holandeses, notoria desde los primeros minutos del partido. Ya a los 28 habían sido amonestados Van Persie, Van Bommel y De Jong, este último por una patada criminal contra Xabi Alonso que merecía expulsión. Terminó en total con siete amonestados y un expulsado (Heitinga, por doble amarilla), en un partido en el que si por algo se puede acusar al árbitro inglés Webb es por haberse quedado corto en las sanciones. […] [Federico Kotlar/misionmundial.com.ar/equipos/holanda/falta-jugar]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*