La belleza cabe en tallas más grandes

modelos33Tanto en Europa como en Estados Unidos, se está haciendo común observar modelos con curvas en pasarelas y portadas de prestigiosas revistas. Jóvenes saludables pero con tallas mucho más reales se cotizan ahora en este ambiente. ¿Será el fin del imperio de la delgadez?

Ignorados durante largo tiempo por la industria de la moda, cada vez es más común que los cuerpos con sustancia se abran paso en desfiles, revistas y en el mundo de la publicidad, tanto en Europa como en Estados Unidos.

Aceptar con paz la talla que le corresponde a cada cuerpo, es el consejo que da la empresaria Nuria Herrera a sus clientes en la tienda Perfil.

Esos cuerpos pertenecen a mujeres hermosas y saludables que transmiten a clientes y lectores una reconfortante sensación de realidad con sus curvas de talla M en adelante.

Y, aunque se trata de iniciativas aisladas, son ampliamente publicitadas, ya que sirven para que el sector se lave la cara en su sospechosa promoción de un canon de belleza de imposible delgadez.

modelos

En Costa Rica, también se está dando este cambio de mentalidad aunque el proceso parece ir más despacio que en otras latitudes. (Ver nota aparte).

Estados Unidos nos lleva la delantera. A principios de este año, una edición de la revista de culto V Magazine estaba dedicada a las tallas. Rubicundas mujeres aparecían fotografiadas en vestido de baño y ajustados jeans, o, incluso, en toda su lozana desnudez.

La idea surgió en Barcelona, España, hace más de un año”, explica el editor de la revista, Stephen Gan, desde Nueva York. “Me contaron que Cibeles exigía un índice de masa corporal mínimo para desfilar. Me pareció sorprendente: en el mundo de la moda todo el mundo lucha por estar más y más delgado. Luego, en septiembre, conocí a Crystal Renn. Me habló de cómo estuvo a punto de morir en su esfuerzo por mantenerse delgada y tener éxito como modelo. Me impresionó esta chica cuyo sueño era ser aceptada por la industria. Es ridículo cuán obsesionados estamos con el peso. Puse a mi equipo a trabajar para sacar el número después de Navidad. En esa fecha, la mayor parte de la población se hace el propósito de mejorar su cuerpo. Era el momento de mandar nuestro mensaje: la belleza no es cuestión de medidas”.

Aunque en la revista aparecían también mujeres afiladas como agujas, la inspiración y la estrella era Crystal Renn. Se trata de la líder espiritual y carnal de una oleada de modelos que exhiben como carta de presentación un código numérico distinto de aquel mítico 90-60-90.

Hoy, el dígito de moda es ser talla 12 o M (una talla más realista). El equivalente, en la industria americana, a la talla 44 española.

La improbable top model de 23 años ha aparecido en varias ediciones de Vogue (incluyendo las más prestigiosas: la estadounidense, la italiana y la francesa), en anuncios de firmas como Dolce&Gabbana y hasta en el desfile de alta costura de Jean Paul Gaultier en el 2005.

mode

Morir de hambre

El pasado otoño, esta modelo publicó una biografía –Hungry (hambrienta)– en la que cuenta cómo una animadora quinceañera de Mississippi se convirtió en un fantasmal esqueleto, al perder el 42% de su masa corporal. “Es delirante que lo ‘normal’ se haya convertido en el nuevo sobrepeso”, escribe. “Las mujeres superdelgadas pueden ser tan infelices como la más gorda de las gordas. Sabemos lo horrible que es obsesionarse por cada caloría. Hemos optado por no enloquecer”, decía.

Su lucha con la anorexia y su rebeldía ante la imposición de elegir entre comer o trabajar en la primera división de la moda, la han convertido en una solicitada oradora.

En los últimos meses, Renn ha aparecido en toda clase de programas de televisión de su país. “Su carrera está en un ascenso increíble”, asegura Gary Dakin, director de la división de modelos de tallas grandes de la agencia Ford, a la que pertenece.

“En los próximos meses, aparecerá en editoriales de moda alucinantes. En un par de años, con suerte, en campañas de cosméticos. Lo suyo no es una mera anécdota. La industria la ha aceptado y ella ha cambiado la mentalidad de muchos. Además, ha abierto el camino para otras. Ahora tengo que rechazar muchas propuestas para las chicas que represento. Por ejemplo, me niego a que anuncien productos para adelgazar. No están a dieta ni quieren estarlo. Son chicas que se cuidan, hacen ejercicio y comen saludablemente. Cuerpos armónicos, sanos y bellos que utilizan una talla 12 ó 14 ”. […] [Eugenia Torriente El País Internacional/nacion.com/La belleza cabe en tallas más grandes]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*