Implantes en riesgo para unas 13 mil argentinas

pipSon las que recibieron una silicona fabricada con un gel peligroso.

El alerta surgió en Francia, donde 30 mil mujeres fueron convocadas para que la reemplacen.

Cuidado con las nuevas “lolas”! El grito de alerta fue lanzado en Francia a más de 30.000 mujeres que se colocaron implantes mamarios de la marca PIP. Las autoridades sanitarias de ese país vieron que esas prótesis se rompían más rápido y más fácilmente que otras y terminaron descubriendo un fraude: la empresa estaba usando un gel distinto al que había sido aprobado. En la Argentina, unas 13.500 mujeres tienen implantes de esa marca y aunque la Administración Nacional de medicamentos, alimentos y tecnología médica (ANMAT) aún no decidió si las retirará del mercado, ya hay cirujanos que decidieron dejar de colocarlas.

La sociedad que fue acusada en Marsella de prácticas delictivas es “Poly Implant Prothese” (PIP). Según el procurador de Marsella, que abrió una causa judicial por fraude y engaño, la empresa habría utilizado un gel de siliconas no autorizado. Esto fue descubierto en una inspección por “implantes mamarios defectuosos” que la Agencia francesa de productos sanitarios (AFSSAPS) inició hace una semana. La agencia advirtió que la frecuencia de roturas en las prótesis de esta marca duplicaba a la de otros fabricantes.
Ahora la compañía PIP está en liquidación judicial, sus 100 empleados fueron despedidos y sus locales cerrados. En varios foros de Internet incluso se puede acceder a las quejas anteriores de muchas pacientes: dicen que con el tiempo esas prótesis se achican.

Como se exportaban a Estados Unidos, Europa y Latinoamérica, las autoridades sanitarias francesas extendieron el alerta. Así, Francia y España decidieron retirarlas del mercado el martes. Sin embargo en la Argentina, la ANMAT informó a Clarín que las prótesis fueron aprobadas en 2004, que hasta ahora no recibieron reportes de roturas y que la semana próxima citarán a la única empresa importadora para tomar una decisión.

PIP

Pero hubo quienes, ante la noticia, tuvieron que adelantarse: “Usábamos la marca PIP en todas de nuestras pacientes, pero el martes, cuando nos enteramos, decidimos dejar de usarlas”, dijo a este diario Guillermo Blugerman, de la conocida clínica B&S (la del programa “Transformaciones”).

Según él, “vamos a seguir haciendo controles periódicos y si detectamos una rotura, sugeriremos el cambio de implantes”.

De acuerdo a los datos de la empresa importadora, desde 2004 vendieron cerca de 13.500 pares de estas prótesis. Como en el país no se producen, todas las que se colocan son importadas de Brasil, Reino Unido, Estados Unidos y Francia (hay 5 marcas de este país). “Las PIP son de las más baratas y de menor calidad. Cuestan menos de 500 dólares: la mitad de las prótesis de buena calidad”, explicó Jorge Pedro, especialista universitario en cirugía plástica. […] [Gisele Sousa Dias; María Laura Avignolo/www.clarin.com.ar/Implantes en riesgo para unas 13 mil argentinas]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*