El robot de golf que chocó

robot1El robot de golf perdió el control sobre su vida

Con los datos ahora en la mano, Earl Woods crió a su hijo Tiger para convertirse en el mejor “robot de golf” de la historia. Pero la orientación de los padres sobre la moralidad y la ética tenía deficiencias evidentes.

– Pensé que podía hacer lo que quisiera y que tenía derecho a ello – que los valores normales no tenían que ver conmigo, dijo Tiger, después de que el techo se derrumbó sobre la vida privada.

Cuando Tiger Woods la próxima semana haga reaparición en el Masters de Estados Unidos, tras un descanso de 20 semanas de competición, la especulación preliminar se espera principalmente en la calidad del desarrollo del juego. Si la autoimagen de la superestrella ha cambiado a lo largo de la terapia de tres meses parece ser de menos interés en los Estados Unidos.

Si él ha acelerado su regreso al campo de golf sin antes consultar con el resto de su familia atormentada, indica eso que un presionado Tiger Woods, una vez más, quiere escapar de los problemas de la vida cotidiana a la burbuja (el golf), donde tiene control total.

No es de extrañar que la historia del deporte esté llena de superestrellas que invirtieron sus vidas en desarrollar un talento único y bien adelante en la meta, cuando han llegado a ser ídolos y ricos, se descubren con trágicos defectos de carácter, a menudo al final de las carreras.

Diego Maradona se metió en la drogadicción, Michael Jordan se convirtió en ludópata, Matti Nykänen alcohólico y una serie de chavalas adolescentes en tenis han visto sus vidas destruidas por el estrés de los padres – sólo para recordar algunos ejemplos entre muchos.

En el caso de Tiger Woods no hay necesidad de formación avanzada en psicología para explicar los antecedentes de una pérdida del sentido de la realidad. La historia del hijo de Earl Woods es a menudo referida y se describe brevemente así:

Woods, padre, fue en su juventud estrella de béisbol en la Universidad Estatal de Kansas, pero fue negado por ser negro a jugar un partido en Mississippi.

Finalmente rompió la barrera de la raza en una de las divisiones de deporte escolar más prestigiosas de Estados Unidos  (Big Eigh), pero optó por los estudios antes que una oferta en el juego profesional en la Negro League de ese momento.

Earl Woods apostó por la carrera militar, fue enviado a Vietnam y sirvió allí como oficial del ejército en la unidad especial de los los Boinas Verdes (Green Berets ). Después de la guerra fue profesor de ciencia militar y estrategia.

Creó familia temprano y tuvo en su primer matrimonio dos hijos, que Earl posteriormente en la vida, medio en broma pero con un trasfondo serio, dijo “me ayudó a poner a prueba ideas acerca de cómo un ser humano único podría formarse …”

Después del divorcio, Earl se casó con Kutilda, a la que el veterano de Vietnam había conocido en Tailandia, y a los 43 años se convirtió en padre de nuevo.

robot

El hijo fue bautizado como  Eldrick Tont, pero nunca se le ha conocido con otro nombre que no sea Tiger – nombre tomado del apodo del mejor amigo de su padre en la guerra, un piloto en el ejército de Vietnam del Sur.

En el libro, Entrenando a un Tigre: Guía de un Padre para Criar a un Ganador tanto en Golf como en la Vida (A Father´s Guide to Raising a Winner in both Golf and Life), dice Earl Woods sobre la crianza de un niño que desde la etapa de los pañales parecía sólo ir por una cosa – formar al mejor golfista del mundo.

El camino a las estrellas fue derecho como un clavo. Tiger desafió a Bob Hope en un programa de televisión antes de que él cumpliese tres años y acabó el mismo año en el campo de golf de nueve agujeros de la marina americana en Cypress, California, en 48 golpes. Con ocho años ganó la clase de 9-10 años de edad en los EE.UU., el “campeonato del mundo de niños de EE.UU.” y firmó su primera ronda en 80 golpes.

Tiger Woods se convirtió en una celebridad nacional de golf mucho antes de llegar a la edad adulta escolar y su padre Earl entrenó a su hijo con métodos en parte inspirados por la vida militar de formación de gestión del estrés. El hacer ruido con el pito durante el ‘baksving’ (ver www.lantzgolf.com/?page_id=51) y provocar con irritantes gritos durante el ‘putt’ era una forma de “lavado de cerebro” que ha desarrollado una máquina de golf humana.

A los 15 años Tiger ganó el Campeonato Juvenil de Estados Unidos por primera vez, un logro que repitió los dos años siguientes – cuando debutó en el PGA Tour y fue nombrado el líder mundial de jugadores aficionados por la revista Golf World.

A los 18 años de edad ganó el primero de tres títulos consecutivos de aficionados en los Estados Unidos y optó por jugar al golf universitario para la prestigiosa Universidad de Stanford, antes de cortar después de dos años los estudios para dedicarse al juego profesional.

Cuando Tiger Woods dio el paso al PGA Tour en agosto de 1996 firmó contratos con Nike y Titleist por valor de 40 y 20 millones de dólares respectivamente y comenzó una carrera sin precedentes en términos de récords e ingresos.

En el primer torneo importante como profesional, U. S. Masters en 1997, ganó con doce tipos de margen y se convirtió en el más joven y primer ganador del Masters negro nunca jamás. En junio de ese año avanzó hasta el primer lugar del mundo del ranking y cuando ganó el Abierto de Estados Unidos en 2000 con 15 golpes al segundo mejoró el margen récord de Old Tom Morris en el British Open 1862 …

El resto es historia del golf moderno. A pesar de períodos sin victorias debido a problemas técnicos y tres operaciones de la desgastada rodilla izquierda, Tiger Woods ha ganado 14 campeonatos mayores y 71 veces en el PGA Tour.

Se ha convertido en la marca deportiva más poderosa del mundo y la revista Forbes en 2009 confirmó que Woods es la primera superestrella que había ganado más de mil millones de dólares antes de impuestos. La fortuna total de Tiger se estima en alrededor de 600 millones de dólares, lo que lo hace el hombre afroamericano más rico de Estados Unidos por detrás de la celebridad de la televisión Oprah Winfrey.

Cuando él en octubre de 2004 se casó con Elin Nordegren, ex au pair de la familia Jesper Parnevik, y se convirtió en padre de la hija Sam Alexis (el día después del Abierto de Estados Unidos en 2007) y el hijo Charlie Axel (2009), parecía haber cobertura para el título del libro de su padre Earl.

rob

Tiger se había convertido en un ganador en los dos campos de golf y en la vida.

Pero una mañana la última semana de noviembre de 2009 chocó el padre de familia Woods su automóvil en una huída de su casa en Jupiter Island en Florida y durante las semanas siguientes se reveló una doble vida, donde el modelo celebrado de golf demostró haber tenido relaciones sexuales con una docena de amantes en los últimos años.

La engañosa doble vida de Tiger resultó en una crisis de credibilidad gigantesca. Muchos de sus patrocinadores personales terminaron la cooperación inmediatamente y en un estudio económico de la Universidad de California estimaron dos profesores, que el mercado de valores había perdido entre cinco y doce mil millones de dólares (!) por la publicidad negativa acerca de las infidelidades de Woods.

La noticia de que el mejor golfista del mundo tomó un descanso por tiempo indefinido a fin de someterse a terapia en un centro de tratamiento, llegó como algo esperado. 

Cuando volvió a aparecer en público en medio de los Juegos Olímpicos de Invierno (19 de febrero), fue para dar lectura a una “confesión” escrita en la que asumió toda la culpa, pidió perdón a todos los involucrados  y explicó que su carrera no podría volver a arrancar hasta que se curara de su adicción al sexo.

Que ese día llegara tan rápido como el 8 de abril, la primera ronda del Masters de Estados Unidos, es a la vez sorprendente y esperado.

El rumor de que Tiger de nuevo dedica la mayor parte de su tiempo a entrenamiento intensivo ha corrido el mes pasado, al mismo tiempo que todo el circo del golf es muy dependiente de su presencia. Las veces en que tuvo que parar por las lesiones, las cifras de audiencia en los EE.UU. se redujeron en casi un 50 por ciento y en sus colegas se desató la preocupación sobre la rápida disminución de la cuantía del premio.

La presión de los patrocinadores restantes sin duda ha acelerado el regreso de Tiger, aunque la consigna del slogan ‘Just do it’ o gritos de fans ‘You´re the Man’ son poco factibles en el campo de Augusta National, la semana siguiente.

Si la rápida reaparición ha convencido a Elin Nordegren de que el dañado matrimonio está más allá de toda salvación, debe ser visto como comprensible.

Como estrella de golf con un ‘putt’ de 12 metros para la victoria en el Masters ante 30.000 entusiastas, tiene Tiger Woods pleno control de la vida. Él está probablemente más perdido fuera de la egocentrada y aislada “burbuja” – como cuando va a leer el cuento antes de dormir para los niños o escuchar a la planificación de Elin de la vida cotidiana?

Earl Woods, que murió de un ataque al corazón en 2006, pudo sólo ver a Tiger como ganador en el golf. Cuando él el 2000 fue nombrado por segunda vez como el Deportista del Año por la revista Sports Illustrated, describió a su unigénito hijo como un moderno Salvador – “que en el futuro llevará a diferentes razas y religiones del mundo más cerca, cuya importancia llegará mucho más allá del deporte y se convertirá en un constructor de puentes global y negociará la paz entre los disidentes “.

Hoy en día es dudoso si Tiger Woods siquiera sea capaz de reunir a la familia. [www.gp.se/Tiger Woods: Roboten som kraschade]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*