El Papa protegió sacerdote pedófilo

papaPapa protegió sacerdote pedófilo
Una carta une al Papa en persona al escándalo de los abusos en la Iglesia Católica.
En la década de 1980 se opuso a la destitución de un sacerdote que admitió haber abusado sexualmente de niños, para proteger la reputación de la iglesia.
Lo revelan una serie de cartas que el abogado Jeff Anderson hizo público el viernes.
Las cartas están firmadas por el cardenal Joseph Ratzinger, el cargo y nombre que tenía el Papa antes de convertirse en Benedicto XVI. El Vaticano ha confirmado la autenticidad de la firma.
En una carta al Vaticano en 1981 recomendó el obispo de Oakland, John Cummins, que cura norteamericano Stephen Kiesle fuese despedido, pero a eso se opuso Ratzinger.
Cummins hizo referencia a un juicio de 1978 en el que Kiesler admitió que abusó sexualmente de seis niños de entre once y 13 años. Fue condenado a tres años de prisión por haber cometido adulterio con los niños.¨[…]
[
Påven skyddade pedofilprästen/www.aftonbladet.se/nyheter/article6929143.ab]

Son muchos los curas pedófilos que ha protegido el Vaticano
El Papa Ratzinger dirigió una carta a la grey de Irlanda pidiendo perdón por los abusos sexuales de niños por parte de curas. Pero en su Alemania natal ocurrieron muchos otros casos y el entonces obispo no dijo nada.
Los curas católicos pedófilos abundan en todo el planeta. Aunque hoy se escribe y se habla más frecuentemente de este fenómeno, es algo que existió en la Iglesia desde tiempos inmemoriales. Sólo que la jerarquía, comenzando por el Papa de turno, tapaba la noticia, pedía a las víctimas que olvidaran y cerraba la historia trasladando al abusador a otra ciudad y aún otro país. En ese nuevo destino, el pedófilo volvía a las andadas. Y vuelta a empezar con el soterramiento de los delitos.

El abuso sexual de menores y adolescentes por miembros de la Iglesia ha sido -habría que decir, es- habitual en países tan disímiles como Alemania y México, Irlanda y Brasil, Polonia y Puerto Rico, para citar algunos.

Argentina no escapa a la lista. El cura Julio César Grassi fue condenado en junio de 2009 a 15 años de prisión por abusar de un chico. Increíblemente no está preso porque se considera que su condena, apelada, no está firme.

Grassi, como si fuera inocente, puede entrar a su fundación y lugar de sus fechorías, estar con menores, dar misa y aparecer en televisión pidiendo plata para “Felices los Niños” (sic). Así lo denunció Nora Shulman, del Comité de Seguimiento y Aplicación de la Convención Internacional de los Derechos de los Niños, al hacer una presentación en Ginebra ante el Comité de Derechos del Niño en Naciones Unidas.

pederastia

Los crímenes de estos personajes contra la niñez son espantosos. Algunos estudiosos consideran que tanto o más espeluznante es la impunidad que las autoridades de la Iglesia de cada país, y del Vaticano, han tendido para favorecer a los curas delincuentes. La razón es obvia: al esconder el problema, salvarían la imagen de la institución.

Con el histrionismo y superficialidad que lo caracteriza, quizás Roberto Pettinato puso el dedo en la llaga al preguntarse en “Un mundo perfecto”: “¿estos curas no han probado hacerlo con mujeres?”.

Irlanda tenía fama de ser uno de los países más católicos de Europa e hizo mucho ruido el escándalo destapado allí en 2009 y que siguió creciendo en publicidad, al punto que Ratzinger hizo pública una carta a esos fieles, el 19 de marzo pasado.

Los enfoques se centraron en un cura abusador, Brendan Smyth, cuyo caso fue silenciado por quien hoy es el cardinal primado irlandés, Sean Brady. Como en tantísimas otras experiencias, el protegido por las autoridades siguió cometiendo violaciones. Por su parte, Brady seguía ascendiendo en la pirámide jerárquica hasta llegar a la cúspide; demoró nada menos que 35 años en dar una disculpa pública, que llegó el 17 de marzo pasado. ¿Quién podrá creerle al cardenal? En Irlanda no está sólo el affaire Smyth. “Hermanos Cristianos”, la orden más acusada en el informe de Dublín de mayo de 2009, destinará 161 millones de euros para indemnizar a las víctimas. ¿Quieren sacar la noticia de los medios con plata?

El Infierno no existe

La bibliografía afirma que Brasil tiene el mayor número de católicos en el continente. Puede ser. Pero también es el “mais grande do mundo” en los abusos cometidos por sacerdotes en contra de niños que las familias dejan a su cuidado, de seminaristas, etc.

Walter Goobar, en la Revista Veintitrés, cita al periódico italiano Corriere della Sera y dice que el Vaticano sabía del desmadre paulista. “Según (la revista) lstoé, en septiembre pasado, el papa Benedicto XVI envió a Brasil una comisión para investigar las acusaciones que se multiplicaban y se encontró con una decena de sacerdotes condenados por abuso sexual, 40 fugitivos y unos 200 mandados por la Iglesia a clínicas psicológicas para ser ´reeducados´”, añadió.

Unos 1.700 hombres de sotana están siendo investigados en el gigante de Sudamérica por presuntos delitos sexuales. Uno de los aspectos más deplorables es que los curas brasileños seguían un libreto clasista: comenzaban la mayoría de sus violaciones contra niños pobres.

Uno de los acusados llegó a escribir sobre sus andanzas y “teorizó”, como para que otros sacerdotes que vinieran después que él, se nutrieran de las enseñanzas de la pedofilia clasista. “Conseguir chicos que no tengan padre y que sean pobres. Jamás involucrarse con niños ricos. Recogerlos de la calle, de las comisarías, de los hospitales de caridad”, escribió el cura. […] [www.redescristianas.net/2010/04/03/son-muchos-los-curas-pedofilos-que-ha-protegido-el-vaticanoemilio-marin-la-arena/]

One Comment

  1. los pedofilos no estarán en el nuevo mundo. Ya viene el hijo del hombre.
    Se acerca el dia del juicio.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*