Visita a la policía y lo meten al calabozo

beruLIDKÖPING. Un hombre nacido el año 1985 llegó a las cuatro de la madrugada del domingo -junto con dos chavalas que lo ayudaron- a la estación de la policía en Lidköping para visitar a su suegro que horas antes durante la misma noche había sido cogido por la policía por borrachera y metido en el calabozo.

Pero no fue exactamente como él se lo había pensado. Estaba más o menos en el mismo estado que su suegro, o sea, borracho.

La policía se encargó pues de que las celdas para embriagados se llenaran con un cliente más, escribe el diario Nya Lidköping. [gp.se de hoy, no en la edición digital]

(La imagen es solo de carácter ilustrativo)

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*