¡No más pederastia, no más encubrimiento!

pederastia

Este mes se publicará un documento sin precedentes en la historia de la Iglesia: una carta pastoral en la que tratará sobre los delicados temas del abuso sexual a menores por parte de algunos sacerdotes, tras dos grandes informes que han desenmascarado este delito en algunas diócesis en Irlanda.

Causa una inmensa herida en el corazón saber que algunos hombres que Dios los llama para seguir la hermosa vocación de ser padres espirituales y de poder acercarnos a la fe por medio de la palabra, el testimonio y los sacramentos, resulten traicionando este llamado haciendo un mal uso de su libertad y convirtiéndose en hombres, que en lugar de acercar las personas a Dios las ahuyentan, que en lugar de ayudar a sanar heridas, se convierten en causantes de las mismas.

Admiro la valentía con la que Benedicto XVI ha sabido afrontar este tema cuando mandó llamar hace dos semanas a los obispos irlandeses, dedicó dos días a reunirse con ellos en el Vaticano, escuchó los informes que presentaba cada uno sobre este tema, llamó la atención a quienes han encubierto estos delitos y planteó la aplicación de tres principios: ayudar a las víctimas, restablecer la verdad y la justicia y poner todos los medios para que algo así no vuelva a repetirse.

Dijo el Papa que la pedofilia resulta “no sólo un crimen atroz, sino también un pecado grave que ofende a Dios y hiere a la dignidad de la persona humana, creada a su imagen”. […] [Carmen Elena Villa Betancourt/www.elcolombiano.com/BancoConocimiento/N/no_mas_pederastia_no_mas_encubrimiento/no_mas_pederastia_no_mas_encubrimiento.asp?CodSeccion=219]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*