Internet y una nueva forma de pensamiento

La red fue incluida en la lista de nominados para el Premio Nobel de la Paz 2010

internet1Internet puede ser, después del invento de la escritura, la mayor revolución cultural del hombre. Se trata de un conjunto descentralizado de redes para la gestión de información, integradas en una sola red lógica de alcance mundial. Su corazón es una vasta memoria virtual de consulta inmediata y de capacidad impensable, que cada segundo crece en un volumen que supera con facilidad lo que un hombre estudioso puede llegar a conocer en toda su vida. Una memoria sin límites, sin titubeos, sin lapsus, sin fatiga, sin la erosión de los años. A diferencia de la humana, es una memoria fría, sin los sesgos emocionales que distorsionan, en permanente período de crecimiento y, en consecuencia, siempre joven.

Así como el microscopio y el telescopio, extensiones poderosas del fenotipo humano, ampliaron nuestra visión y nos revelaron facetas desconocidas del Universo, internet se ha convertido en una extensión de la memoria personal y, con ello, en una herramienta del pensamiento y la inteligencia. Un sabelotodo integrado por miles de millones de neuronas de estado sólido trabajando en paralelo e interconectadas por puentes transitados a la velocidad de la luz. Es en internet, las sagradas escrituras del siglo XXI, donde ahora encontraremos todas las verdades reveladas. Reveladas por la inteligencia humana, debe entenderse. Y multitud de falsedades, también, y de basura (ese es su problema). Información rápida, pulpita, que no demanda esfuerzo, al alcance de todos los cerebros, superficial, pero suficiente para una vida intelectual interesante. Y si más se requiere, será posible ahondar en ella hasta profundidades insondables. En principio, nada lo prohíbe.

El gran valor de la memoria de internet reside en su peculiar estructura. Las unidades de conocimiento acumuladas en ella están ligadas por infinidad de flechas que apuntan en todas las direcciones. Vasos comunicantes que la integran de una manera asombrosa. Por eso dicen que la información está en todas partes y en ninguna. Esa arquitectura especial nos permite viajar directamente de un ítem a otro de manera casi instantánea, independientemente de que su parentesco sea muy débil. Sin esa concatenación, la información de internet sería una masa informe de datos, desarticulados, farragosa y de poca utilidad. […] [www.elespectador.com/Internet y una nueva forma de pensamiento]

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*