American Girl

American girl%20lillianEl fenómeno de ‘American Girl’, las muñecas que se parecen a sus dueñas

Son muy populares en Estados Unidos, donde hay un estilo de vida en torno a ellas.

A diferencia de lo que su nombre sugiere las American Girl (Chicas Americanas) no tienen medidas de reina de belleza ni se visten con ropa sexy ni tienen novio o montones de amigos como las Barbies o las Bratz.

Aunque también son exitosas muñecas -como las antes mencionadas- se diferencian de ellas en que en lugar de senos levantados y caderas prominentes, tienen caritas redonditas y rosadas, ojos brillantes, dos dientes que se asoman de una boca
pequeña, facciones de niñas y un cuerpo típico de su edad.

Son de plástico, miden alrededor de 50 centímetros, se adornan con pelo rubio o castaño, largo, liso o crespo, y usan vestidos y zapatos hechos especialmente para ellas. Alrededor suyo la compañía Pleasant Company -que las inventó en 1986- ha construido un estilo de vida que trasciende los límites de su país.

Cuestan en promedio 95 dólares (viene con un libro que cuenta la historia de la muñeca) y, a pesar de su precio, ocupan -al lado de las Barbies y las Bratz- las preferencias de las niñas de Estados Unidos y de otras partes del mundo que cada año se llevan a sus casas alrededor de 500.000 unidades de ellas y cerca de 5 millones de libros con su historia.

Fueron creadas por una exmaestra de colegio llamada Pleasant T. Rowland que al visitar la ciudad de Colonial Williamsburg, en el estado de Virginia, se inspiró en el estilo del lugar para crear una línea de muñecas de época que motivara a las estudiantes a aprender historia.

Así nacieron Molly, una niña de 1944 típica de la Segunda Guerra Mundial; Samantha, una chica victoriana de 1904, y Josefina, hija de inmigrantes mexicanos de 1824.

Tras ellas surgieron libros (en 1992) y accesorios, como ropa, animales, cepillos y otros objetos que empezaron a complementarlas.

En 1995 -tres años antes de ser comprada por la compañía Mattel– la empresa se lanzó al que ha sido su mayor logro y el que le ha dado mayor popularidad: una colección de muñecas llamada Just like you (algo así como igual a ti) que les ofrece a sus pequeñas clientas la oportunidad de tener una muñeca que físicamente se parece a ellas.

Para ello montó una impresionante infraestructura en sus tiendas de Chicago, Los Ángeles, Nueva York y Boston, en donde instaló almacenes de tres o más pisos, diseñados en función de estas muñecas.

Así, en el primer piso puede funcionar una boutique en donde las niñas encuentran no sólo la muñeca de su predilección (o mandan a hacer una especial con el color de piel, pelo y ojos que ellas elijan), sino también ropa para la muñeca y, lo mejor, un atuendo igualito para la niña (por alrededor de 100 mil pesos). […] [www.eltiempo.com/El fenómeno de ‘American Girl’, las muñecas que se parecen a sus dueñas]

American Girl

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*